13 abril 2009

VEINTE DE AGOSTO

VEINTE DE AGOSTO
Por Agustín Hervás
Onda Cero Radio

No había hecho nada más que terminar la corrida y la gente en los bares lo único que hablaba era de una fecha. ¡Veinte de agosto, veinte de agosto! El veinte de agosto tiene reservada la fecha José Tomás, para volver a La Malagueta. Es incondicional el publico que arrastra este torero. Incondicional y condescendiente pues le perdona todo. Por ejemplo, le perdona, ser el culpable de los míseros toros que la empresa debe traer para pagarle los casi trescientos mil euros que se ha llevado por en realidad cuatro mantazos y, ¡eso sí! Torear mejor que nadie al viento. Para torear al viento es necesario ser un dios para estar a la altura de los del Olimpo. Hoy en día a nadie se le oculta que José Tomás es un dios, que predica lo que predica y por cuanto lo predica, y que como dios tiene a sus seguidores que vendrán a verle pronunciar el sermón de la montaña el día veinte de agosto. Hasta que esa fecha llegue, si Rivera no hace valer sus acciones en esta empresa, le hemos visto pasar un momento de peligro en el quite al segundo toro, que se echó a los lomos a Tomás y a Perera, que se llevó una cornada. Luego, la faena, a base de muñeca para que el viento no molestara. ¡Imposible, molestaba! El toro tardo pero le enjaretó tres naturales de aúpa. Lo que le hizo al quinto, sin importancia porque no había toro. El jabonero sucio era un becerro bien amamantado. El quite por chicuelinas o algo parecido tuvo emoción por el viento y la faena por ambos pitones siempre por debajo de las rodillas para engañar al dios del soplido.

La gente, malagueños y muchos forasteros en el “no hay billetes” de hoy. Se guasearon de Conde, impotente con el descastado primero. En el cuarto quiso pero no pudo, el viento se llevó la inspiración descomponiendo al malagueño que a pesar de mandar parar a Eolo, este no le hizo caso. No se podía esperar otra cosa. Conde no es dios, ni está registrado como torero en el Olimpo. El toro fue bueno. El torero no. Por molestar le dieron palmas al arrastre al castaño chorreao en verdugo.

Perera ocho muletazos ligados sin moverse como declaración de intenciones al mejor toro de la tarde. Lo llevó por el pitón derecho y hasta que no le bajó la mano por el izquierdo no convenció. Al sexto le pudo pronto, le acortó distancias, se dio el arrimón y dio la sensación de estar fácil con él. Se recuerda a la querida y sufrida afición que se tiró casi tres horas de festejo con una cornadita. No es que sea un torero macho, no, es que es cabezón y además hace oposiciones para dios.

¡Aquí paz y allí gloría!

FICHA DE LA CORRIDA:

Málaga 12 de abril. Domingo de Resurrección. Toros de NUÑEZ DEL CUVILLO impresentables, unos por anovillados como el jabonero sucio corrido en quinto lugar y otros por raspas como el primero que fue devuelto por inválido y sustituido por otro inválido de LAGUNA JANDA. Este de la familia de los enanos. Se dejaron en el tercio de varas, todas de trámite. A la muleta llegaron manejables excepto el sobrero. El tercero buen toro. El mejor de hechuras y de juego, aplaudido en el arrastre. JAVIER CONDE, de grana y azabache, atravesada que asoma, dos pinchazos, uno hondo tendido que escupe, aviso y dos descabellos. Silencio. La bronca se la dieron antes de arrastrar al toro. Aviso, pinchazo, una trasera y dos descabellos, la presidenta le perdonó el segundo aviso. Silbidos. JOSE TOMAS, tabaco y oro, estocada buena, oreja. Aviso, buena estocada, oreja. MIGUEL ANGEL PERERA, turquesa y oro, media buena, oreja. Aviso, pinchazo y una caída perdiendo la muleta, oreja.

Saludaron en banderillas, Juan Sierra en el tercer toro y El Lili en el sexto, ambos de la cuadrilla de Perera.

Perera fue intervenido al termino de la corrida de una cornada en el gemelo izquierdo que recibió en el quite al primer toro de José Tomás. Al filo de las 22 horas era trasladado en ambulancia al hospital.

La presidenta Ana María Romero no debió pasar la gatada de Nuñez del Cuvillo, o debe aleccionar a sus veterinarios sobre el trapío de los toros. Así mismo debió devolver por inválido el sobrero. Antes debió echar al corral al primero que de salida era un inválido y esperó al tercer par de banderillas. Con los pañuelos orejeros estuvo correcta. Le discutió la oreja a Tomás en el segundo toro. Le negó la segunda en el quinto y quizás no debería haberle dado a Perera la del sexto. Por supuesto que fue abroncada cuando Tomás terminó de dar la vuelta al ruedo, e insultada. ¡Hay gente para todo! Pero con su actitud enseñó al presidente debutante que mejor una bronca que no que lo llamen a uno miedoso. Además las broncas presidenciales dignifican y engrandecen la plaza. La categoría de La Malagueta, la dan o la quitan los que se suben en el palco.

Notas:

1.- El viento molestó toda la tarde a todos los toreros. A Conde más porque es más medroso. Pero el mismo viento que molestaba a Conde lo torearon Tomás y Perera. Ya se sabe que “ca uno es ca uno”.
2.- Me dijeron que los de hoy eran los toros apartados para Sevilla. Si estos salen en Sevilla, le pegan fuego a la Maestranza. En La Malagueta, no. Aquí los aplaudimos en el arrastre y contratamos al Ecijano (de Sevilla), para que se ría de nosotros.
3.- Se dice en el tendido 7 que no tiene nada que ver con el 7 de Madrid, que Rivera Ordoñez ha dicho que mientras él sea empresario de Málaga, Tomás no va a torear más en esta plaza, y en Ronda nunca.

2 comentarios:

Raúl dijo...

En Sevilla, no dan fuego ni para encender un pitillo. Ayer petardo ganadero.Y no pasó nada. La afición escasea. Ya no se forman broncas en ningún lado.Un saludo.

El Coronel dijo...

Ya me aviso mi amigo Pinosol de que no iriamos a la Malagueta a pesar de estar de vacaciones en Malaga y debe ser por la edad pero acertó y yo le estoy muy agradecido.
Un poco chulo Riverá ¿no? ¿Dimitirá antes del 20 de agosto?
Salud