20 abril 2024

FERIA DE SEVILLA 2024. PLAZA DE LA REAL MAESTRANZA. LA CORRIDA DESCASTADA DE ALCURRUCEN DESMITIFICA EL ENCASTE NÚÑEZ

 Se esperaba esta corrida en Sevilla por lo que significa esta ganadería como máximo exponente del encaste Núñez. Llevaba años sin acudir y seguro que después del fracaso de hoy, tardará en volver.

En su conjunto bien presentada, algunos de cómodas caras y todos descastados, y eso quiere decir que en las varas no se emplearon, algunos mansos de solemnidad, y en banderillas cortaron, con las caras arriba. En la muleta tuvieron dos arrancadas pero luego se apagaron, unos por falta de fuerzas, otros por descastados y algunos otros por ambas razones.

No diré más de los toros salvo que flaco favor han hecho esta tarde al digno encaste de Núñez, al que han dejado tirado por los suelos, sobre todo porque Alcurren es la más importante ganadería que lo representa, y este fracaso nos duele a los que apostamos por la diversidad de encastes.

Con este material Morante porfió con el primero y nos deleitó con algunos muletazos sueltos en el cuarto.

Castella ligó sin mando en elsegundo. En la media distancia lo mantuvo con interés para no pararlo. En el quinto anduvo con firmeza, aguante, y conocimiento del toro. Estuvo por encima del toro, que lo fue por el torero. 

Tomás Rufo dio una tanda con la derecha al tercero y luego ya no tuvocon opción de nada más. En el sexto anduvo con entrega, tanta, que acabó más pronto con las embestidas.

Aquí paz y allí gloria!


 

19 abril 2024

SEVILLA. FERIA DE ABRIL 2024. PLAZA DE LA REAL MAESTRANZA. UNA INMERECIDA VUELTA AL RUEDO A UN TORO DE LA QUINTA. EL PRESIDENTE PEGA UN PETARDO. LOS TOROS DE CONRADI DESFONDADOS.

 

Primer toro de La Quinta, número 22 de 515 kilos. Premiado con la vuelta al ruedo.

El protagonismo de los presidentes sevillanos es manifiesto. Orejas baratas. Indultos inapropiados. Rabos desdichados y melifluos. Vueltas al ruedo inmerecidas.

Fernando Fernández - Figueroa Guerrero se equivocó ayer al darle la vuelta al ruedo a un toro que no la merecía. Veamos:

Un torito el número 22, avacado tirando más a novillo, que  a la primera vara va pero llega con la cara arriba, y en la segunda vara va, la cara arriba y sale suelto.

No es mi intención dar lecciones pedagógicas de lo que debe ser un toro bravo en el caballo, pero puestos a combatir la desinformación, ahí va. 

Que un toro se arranque de largo, más o menos al caballo es síntoma de bravura pero no lo es que en peto pelee con la cara por las nubes. Debe embestir abajo y apretar sin hacer ningún aspaviento. Y debe quedarse en la pelea hasta que lo saquen del peto. Si se va suelto es que probado el jarabe de palo, no quiere más.

En banderillas también echó la cara arriba. Es decir no humilló que es condición importante para significar bravura. Y en la muleta. Bueno, en la muleta tuvo motor que se traduce en casta, pero cómo fue esa casta. También la explico: Por el pitón derecho iba embistiendo a media altura (no humillaba). Tenía recorrido, se venía pronto sus embestidas eran buenas, pero por el pitón izquierdo fue más arisco. Al final del trasteo salía distraído del engaño y mirando al tendido. (Eso es un defecto pues indica que el animal embestía por inercia y no metido en la faena).

En otra cosa se equivocó el presidente: solo le dio una oreja a El Cid. 

Con esta decisión puso los méritos del toro por encima de los del torero, y la verdad, si no le hubiera dado la vuelta al ruedo al de La Quinta, esa oreja hubiera estado correcta porque la faena del torero sevillano fue vulgar. Encorvado, despegado, ligando con el pico de la franela. Vibrante pero acompañando embestidas, no toreando por derecho.

Aplaudido de salida el cuarto que protestó en varas y no humilló en banderillas, pero a la muleta llegó con bondad. Rebozándose por el pitón derecho. Más corto por el izquierdo. Y al final, por el derecho andando a media altura (desfondado).

Bien con el capote El Cid. Lipi poniendo pares en la cara del toro. El animal acudía a la muleta a la voz. El torero anduvo muy centrado pero el toro no iba cuando quería torearlo al hilo del pitón y cuando cargaba (poco) el toro iba. Estuvo mal con la espada.

El segundo no tenía fuerzas y las acusó (desfondado) en la faena de muleta aunque a los palitroques acudió con pies. tuvo nobleza y bondad, con poca chispa. Daniel Luque buscó la colocación y la técnica. Templó las embestidas a media altura, siempre a favor del toro y luego se puso porfión en un trasteo largo e innecesario.

El quinto fue un novillo con cara que cumplió en los dos primeros tercios. Fue bueno por el derecho aunque sin chispa, y se quedó más corto por el pitón izquierdo. Se echó después de ser sometido, (desfondado). Mortecino. Luque se colocaba. Lo consentía. Lo esperaba, (técnica). Lo templó, lo llevó, y hasta se gustó en algunos muletazos. Lo enseñó a embestir por el pitón izquierdo alargando los muletazos, pero también se puso pesado. 

El tercer toro fue un buen toro que estuvo por encima del torero. En varas se fue del peto. a los palos acudió a la voz, pero en la muleta fue bueno por ambos pitones, repetidos, encastado. en realidad el mejor toro del encierro de La Quinta. Emilio de Justo no rompió con el toro. No le mandó en las embestidas. Se quedaba descolocado cuando ligaba. Cabía una Giralda entre toro y torero. ¿Y por el izquierdo solo le dio una tanda? Y encima el presidente ¿le da una oreja? (Otro error presidencial)

El sexto toro fue el mejor presentado del encierro. Aplaudido de salida tenía caja y cara. Cumplió en los dos primeros tercios, pero en la muleta resultó ser un regalito. Descompuesto, punteando la muleta, sin viaje, con chiribitas. Pero murió con la boca cerrada. 

El Algabeño estuvo bien en el segundo par.

De Justo anduvo voluntarioso, que se dejó sorprender por el toro en varias ocasiones. Con insistencia y esfuerzo consiguió algunos muletazos de buena factura. Dio buena estocada y le sonó un aviso. El aviso es solo un aviso pero tiene importancia porque indica que el torero no tiene la medida del tiempo de la faena en su cabeza, y en este juego, todo cuenta. El presidente le arreó otra oreja de las de plaza de carros.

¡Aquí paz y allí gloria!

18 abril 2024

SEVILLA. FERIA DE ABRIL 2024. PLAZA DE LA REAL MAESTRANZA. JANDILLA PEGA UN PETARDO EN SEVILLA.

Jandilla. Nº 153 de 520 kilos. Lidiado en tercer lugar por Tomás Rufo. Toro encastado.

Con esta corrida que Jandilla ha echado en Sevilla queda demostrado que la simiente buena la han vendido para hacer las ganaderías de los nuevos ricos, y que la sangre quedada, solo da motor (casta) para lidiar en las plazas de provincias donde poco importa que el toro tenga bravura y que de salir comiéndose el mundo se apaguen como cirios impenitentes.

Manzanares, Talavante y Tomás Rufo han pagado el peaje de apuntarse a lo cómodo o como ellos dicen a lo que a priori se sabe que van a embestir. ¡Tururú para ellos!

El primero de correcta presentación derribó en el primer encuentro con el picador, cumplió en banderillas y a la muleta llegó con interés que no supo aprovechar Manzanares que anduvo con él sin rematar el trasteo. Con el cuarto del hierro de Vegahermosa (grande) el alicantino lo llevó y lo trajo sin apretarse. El toro se movió con bondad y nobleza pero sosamente (toro provinciano).

El segundo toro bien presentado cumplió en los dos primeros tercios. tuvo una arranca con genio pero luego la falta de casta lo agotó. Talavante que abrió la faena doblándose lo sometió tanto que se acabó. Recetó estocada buena. El quinto de buena presencia no rompió. Toreó bien de capote Talavante pero el trasteo fue insípido.

El tercero, un toro chico, fue encastado y ovacionado al arrastre. Al caballo que manejó virtuosamente Espartaco acudió con interés pero en la segunda entrada se lo pensó. Con fiereza y pies a palitroques, y en la muleta con picante por el pitón derecho y por el izquierdo se quedaba más corto. Tomás Rufo que abrió la faena en los medios de rodillas estuvo bien, aseado, ligando, pero a mí me faltó algo de él que no llegó a decirme nada. El sexto de correcta presentación, no rompió. Bondad y nobleza, si, pero se defendía embistiendo con las manos por delante. Tomás, voluntarioso, porfión y hasta pesado.

¡Aquí paz y allí gloria!


17 abril 2024

SEVILLA. FERIA DE ABRIL 2024. PLAZA DE LA REAL MAESTRANZA. EMILIO DE JUSTO CORTA UNA OREJA. GINÉS MARÍN SE DA UNA VUELTA AL RUEDO Y CAYETANO PASÓ POR ALLÍ, EN UNA MALA CORRIDA DE GARCIGRANDE

 

EMILIO DE JUSTO CON LA OREJA DEL SEGUNDO GARCIGRANDE. FOTO DE ABC


La corrida de Garcigrande, descastada y desigualmente presentada no ha guardado el criterio de uniformidad que demanda Sevilla. 

El primer toro sin fuerzas y un poco más cuajado. De embestida mortecina pero noble. El trasteo de Cayetano no llegó al público, ni a nadie. Recetó buena estoca pero dando un salto desairado y poco estético. 

El cuarto toro embistió a su aire sin romper. Cayetano anduvo también a su aire, sin ganas y con poca voluntad. Otra estocada espantosa de ejecución y caída de colocación.

El segundo toro justo de fuerzas, anovillado, se dejó en varas y cumplió en palitroques llegando con buen viaje pero acusando la falta de fuerzas a la muleta, repitiendo con nobleza. Emilio de Justo anduvo descolocado, ligando, templando y acompañando las buenas embestidas. Si apreturas la faena, eso sí con demasiado aseo. Buena estocada que premia el presidente con una oreja.

El quinto se repuchó en varas pero galopó en banderillas- Con buen tranco acudió a la franela aunque por el izquierdo tuvo chiribitas. Al final se agotó. De Justo acompañó más que toreó. Abusó del pico para ligar y templar, enjaretando más los muletazos por el pitón derecho que por el izquierdo. Trasera y tendida.

Correcta presentación la del tercero que manseó en el picador y cumplió en el segundo tercio. Nobleza y bondad en la muleta hasta que se paró. Ginés Marín anduvo despegado, descolocado, fuera de cacho y templando los unipases. Se puso pesado antes de recetar media trasera y caída.

El sexto un toro grande fue a su aire en toda la lidia. No fue dominado en ningún momento por ningún torero. Ginés anduvo porfión para meterlo en el engaño. Decidido. Con más firmeza por el pitón izquierdo no consiguiendo nada. Anduvo esforzado, en torero, pero no puso de acuerdo a la gran mayoría, después de una estocada trasera y caída dio un vuelta al ruedo por su cuenta.

¡Aquí paz y allí gloria!

16 abril 2024

SEVILLA. FERIA DE ABRIL 2024. PLAZA DE LA REAL MAESTRANZA. JUAN ORTEGA HACE EL TOREO. DANIEL LUQUE DA UNA LECCIÓN DE TÉCNICA Y MORANTE AGACHA LA CABEZA, CON UNA IMPRESENTABLE CORRIDA DE DOMNGO HERNÁNDEZ.

 

Foto de ABC

JUAN ORTEGA EN LA MAESTRANZA (Enlace al X del torero)

Les puedo asegurar que lo que se está viviendo, hasta ahora , en la feria sevillana, no se ha visto nunca en el coso del baratillo. Corridas enteras embistiendo, toros bravos, y faenas que pronuncian aficionados como remembranzas de lo más grande que se haya hecho en el toreo.

Debe ser que Dios está al lado de la tauromaquia y que los que van a ir al infierno son los animalistas.

La corrida de ayer en Sevilla, bien mirada, fue una mala corrida de toros. Digo toros. Los salmantinos de Domingo Hernández y Garcigrande estuvieron mal presentados y no valieron un duro. Con ellos de estrelló Morante, que no pasa nada porque se estrelle, es normal en la vida de un torero, lo catatónico es que en su primero solo estuvo aseado, sin romperse, con precauciones, y matara desastrosamente. Es verdad que el toro no se empleó y cuando embistió algo lo hizo con genio. El cuarto fue un sobrero de la también salmantina ganadería de García Jiménez, chico, de los de miau que dijeron en el tendido y manso, descompuesto que tampoco rompió "palante". Morante lo trasteó sin convencimiento y también mató mal. Morante debe saber (tan torero e historiador como es) que a todos los toros, buenos y malos hay que matarlos por derecho, pues la suerte de matar es la prerrogativa de este arte aunque, ya saben, Portugal está muy cerca.

Mas lo importante de la tarde lo firmaron dos toreros que dieron cada uno una dimensión distinta de la tauromaquia, pero que en realidad lo que hicieron es demostrar las capacidades que han de tenerse para estar a la altura de una gran figura del toreo.

Daniel Luque anduvo con oficio y solvencia aunque sin magia, con su primero, un novillo engordado de Domingo Hernández que se vino a menos, desatando en el quinto, otro anovillado del mismo hierro, una tormenta de sabiduría, de sometimiento, de dominio, de valentía, de técnica que después de ser avisado antes de entrar a matar y colocar una trasera y caída recibió una oreja. Al novillo se le pitó por arrear, por colarse, por cocear, por protestar, por rajarse... que se entregó ante el oficio de Luque.

A Juan Ortega le tocó un tercer torito anovillado, sin cara, vastote, que llegó descompuesto y arisco a la muleta. Fue pitado al arrastre. Ortega lo capoteó para beneficiar al toro y en la muleta lo llevó pero no le mandó y aunque estuvo centrado su empeño resultó baldío.

Y salió el sexto, el toro mejor presentado del encierro que se dejó en varas y acudió con pies a banderillas. Fue aplaudido al arrastre por buen toro. Y aquí el toreo. Cadenciosos ayudados por alto abriendo la faena con remate de muletazos por bajo de una sensibilidad inigualable. Templados derechazos que acariciaban los belfos del toro. Con un toreo al natural lleno de empaque, de temple, de estética. De composición toda la faena que sin prisas y sin pausas, conmocionó a Sevilla y al mundo entero. Estocada y dos orejas. Justo premio a tan redondo esfuerzo.

Ayer fue esa tarde de toros en la que hay de todo. No hubo toros (decía Pepe Moros) pero si toreros, aunque Morante se fuera masticando su silencio.

¡Aquí paz y allí gloria!

15 abril 2024

SEVILLA. FERIA DE ABRIL 2024. PLAZA DE LA REAL MAESTRANZA. UNA BUENA CORRIDA DE SAN PELAYO PROPICIA UN BUEN TRASTEO DE VENTURA QUE CORTA DOS OREJAS.

FOTO DE TODOPRESS


 El momento del rejoneo en España es de alta calidad. Los caballeros se esfuerzan en torear ortodoxamente, domar bien los caballos y que en cualquier caso de cierta heterodoxia en sus actuaciones esta va con la doma depurada del animal que suscita gran expectación.

Esto es justamente lo que a Diego Ventura le ha propiciado cortar dos orejas al quinto toro. Ese punto de heterodoxo toreo cuando a su caballo Bronce le quitó la cabezada y sin martingala de ningún tipo, solo con la ayuda de sus piernas y del cuerpo (un alarde de doma) puyo un par de banderillas a dos manos. Sensacional. Como también fue sensacional que con Guadalquivir esperara la arrancada del toro desde la otra punta del ruedo para clavar con acierto el rejón de castigo. En el segundo toro con Fabuloso toreó a dos pistas y cambió con las hermosinas por los dos pitones.

Abría el cartel Sergio Galán que estuvo ortodoxo y aseado en el primero teniendo que echar pie a tierra para descabellar tres veces. En el cuarto otra clase de buena doma y sobriedad haciendo las cosas muy por derecho, pero mató de trasero y otro bueno que no levantó las pasiones del público. 

Guillermo Hermoso tuvo una actuación discreta en el tercer toro por la condición del animal y porque falló en las rosas, y su caballo Martincho sintiendo la proximidad del toro en su grupa, coceó al burel. Este toro tuvo una agonía innecesaria, tardó mucho en caer sin que nadie lo remediara. en el sexto anduvo el caballero más centrado pero al matar mal dio otra agonía innecesaria al toro, descabellando al final.

Los toros de correcta presentación de la ganadería de San Pelayo (Murube) desmochados, que no despuntados, dieron buen juego en general. El segundo se paró. El tercero sin continuidad.

El uso generalizado de las monturas mixta no es ético en el rejoneo, igual que Guillermo vestir de corto y no llevar zahones. Los caballos preferentemente con bocados portugueses que dicen que son más frescos, pero ninguno de los tres rejoneadores vestía a la portuguesa ni llevaba los caballos ataviados de esta guisa. El bocado baquero se ha perdido. Hay que significar que según el atavío del caballero y el caballo deben ser las vestimentas correspondientes y los jaeces de las monturas. A la vaquera, a la portuguesa, a la rondeña. Así debe ser. 

¡Aquí paz y allí gloria!

14 abril 2024

SEVILLA. FERIA DE ABRIL 2024. PLAZA DE LA REAL MAESTRANZA. ESCRIBANO, BORJA Y ROCA REY: EL TOREO ES GRANDEZA.

 Vivir una tarde de toros no es comparable a nada más en el mundo. Los valores de la tauromaquia deberían enseñarse en las escuelas, de no ser por esta sociedad idiotizada que soporta la liviandad del ser humano y que se arroga sensiblerías incongruentes con la verdadera violencia intrínseca del mundo en que vivimos.

Es verdad que las emociones son cuando son y en el momento en las que son, y que no todos las recibimos del mismo modo que las somatizamos.

Y algo de eso tuvo que ver en la indiferencia con la que se trató toda la tarde a Roca Rey, a causa del espíritu sevillita del populacho maestrante. 

Y de la manifiesta querencia de que Borja Jiménez hiciera las cosas bien para premiarlo.

Y de la exigencia sempiterna hacia Manuel Escribano que siempre tiene que demostrar cómo es y porqué se siente torero.

Sevilla es otra cosa, por mucho y por tanto, pero lo es aún más por su crueldad y sus injusticias.

Pero hoy hubo una ganadería de toros encastados, Victorino, en todas sus formas y facetas de la casta, y hubo tres toreros dimensionados por sus distintas circunstancias.

Para mí, las orejas cortadas o no, en este festejo u otros, me traen al fresco. Para mí lo más importante es la torería y todo lo que significa el orgullo de pertenecer a un mundo en el que la muerte ronda de verdad, sin añadidos y sin atrezzos. Pues verdad hubo en los toros de Victorino y verdad hubo en ese Escribano que a punto estuvo de morir y en ese momento de morir, también resucitar (gracias al equipo médico), y volver a ponerse frente a la muerte. Jamás se ha dado en el hombre un compromiso tan fuerte con la vida, como es el compromiso que se hace en este oficio. Y hubo verdad pese a la indiferencia en lo que Roca Rey trasteo. Y hubo verdad en las faenas de Borja Jiménez, tan joven, tan técnico y con tanto que se le adivina.

Hoy la tarde ha estado llena de emociones que cada quien las ha vivido como cada quien es. Mañana será otra tarde, distinta, diferente, porque es así una tarde de toros, y este arte es así, y por eso, desde la emoción al aburrimiento quien no vive una tarde de toros, no sabrá jamás de lo importante que es la vida.

La corrida de Victorino Martín bien presentada y encastada. Con dos toros ovacionados al arrastre y dos aplaudidos en la presentación. 

Manuel Escribano cogido en el primero, intervenido quirúrgicamente en la enfermería y salió a matar su segundo toro en sexto lugar al que le cortó dos orejas por la emoción del momento.

Borja Jiménez que mató tres toros, le cortó una oreja al que salió en tercer lugar.

Roca Rey se fue de vacío porque el público no le perdona todo el mal que hay en el mundo.

Aquí paz y allí gloria!

13 abril 2024

SEVILLA. FERIA DE ABRIL 2024. PLAZA DE TOROS DE LA REAL MAESTRANZA DE CABALLERÍA. PRÍNCIPE PARA DANIEL LUQUE EN UNA IMPRESENTABLE CORRIDA DE CUVILLO.

 

NÚÑEZ DEL CUVILLO, NÚMERO 126 Y DE 519 KILOS, LIDIADO EN QUINTO LUGAR FUE EL DE MEJOR PRESENTACIÓN.

Una puerta del Príncipe en Sevilla es el tope de la gama, y esa puerta no se puede abrir de cualquier manera. No seré yo quien le niegue una a Daniel Luque porque de la torería andante, el que más se lo merece es él. Sin embargo la puerta de ayer, NO. Quizás el conjunto de la sexta faena pareció mejor que la particularidad, pero en realidad todo se precipitó por las ganas que le tiene Sevilla a este torero... y yo también porque de haber tenido otra edad, en mis piernas más juventud y en mi corazón más fuerza, desde la temporada pasada lo hubiera seguido al fin del mundo para haberle escrito toda su vida torera, pero ayer NO.

Veamos:

El jabonero sexto era avacado y con falta de remate manifiesto. Fue bravo en varas y tuvo pies en palos, pero cuando en la muleta Daniel le exigía, el toro se venía a menos, después de venir repitiendo y siendo pronto en las embestidas.
Se le aplaudió al picador Javier García por hacer bien su trabajo, y Daniel abrió aquella faena primorosamente, igual que primorosos fueron los remates, los adornos, los postres, los finales, pero el toreo fundamental no estuvo, insisto, porque el toro no quería engancharse con aquel torero, y el torero, técnico, decidido, con la puerta del Príncipe ante sí, hacía lo que podía por que todo pareciera mejor de lo que era en realidad (merito del torero, ¡claro!), le dieron un aviso, que los avisos son importantes porque nos indican la medida que un torero tiene en la cabeza para el examen al que se enfrenta, y luego dio una estocada trasera. ¿Para oreja? Si, pero no para dos.
Con el novillote que hizo tercero, que manseó en varas y al que no se picó (ojo que Portugal está muy cerca), que galopó en palos, (saludaron Iván y Arruga) y al que vimos como se defendía por el pitón derecho y que humillaba por el izquierdo acabándose pronto. Aquí Luque estuvo sensacional con el capote y con mucha verdad en la muleta con un final encimista, que es lo que menos me gusta de Daniel, por eso la faena buena pero no de oreja. Ahora la oreja que le dieron valió por sí sola la estocada, la muy buena estocada que recetó... y amén.

La corrida de Núñez del Cuvillo, impresentable para Sevilla, buena para Marbella, se dejó ampliamente en todos los tercios. Aplaudido al arrastre el primero, segundo, y ovacionado el quinto.

Diego Urdiales cortó una oreja por una muy buena estocada al primero, con un trasteo despegado, de calidad, facilidad, estética. En el cuarto le vimos su capote, su temple y su oficio, mejor colocación y buen toreo al natural.

Alejandro Talavante ligó bien al novillo segundo, le hizo la noria, usó el pico y le dieron oreja por la buena estocada. Y con el toro más encastado, el quinto, el de la foto, estuvo muy bien con el toreo salpimentado, por bajo, por el izquierdo lo aprovechó, pero lo pinchó.

¡Aquí paz y allí gloria!

12 abril 2024

SEVILLA. FERIA DE ABRIL. PLAZA DE TOROS DE LA MAESTRANZA. EL INFIERNO ESTÁ LLENO DE PASES SUELTOS.

Plaza de toros de la Maestranza, Sevilla

11 de Abril 2024

Francisco Picornell

EL INFIERNO ESTÁ LLENO DE PASES SUELTOS.

Seis mozalbetes de Juan Pedro  Domecq, de trapío, ya se lo pueden imaginar, toreando Manzanares….pues eran mitad gatos mitad ratón. El 4ª 5º y 6º cantaron la gallina  y mansearon de forma descarada. Los otros como estos antes nombradaos, no se emplearon con el caballo.

MORANTE DE LA PUEBLA – Al tercio; silencio

MANZANARES.-  Silencio en ambos

PABLO AGUADO.-  Silencio, silencio.

Mire usted, Don Agustín que sexto sentido le asistió, que se fue a lejanas tierras a versificar y me encasquetó la tortura de ver la corrida de Sevilla, hombre se que no me he de quejar porque me dá sustanciosa soldada.

Ya llegó  MANZANARES y con él baja la presentación de los gatos, aunque en lo que va de feria pocos toros han salido. Y con Manzanares también llega una muleta de colosales dimensiones y como el alicantino torea con el pico, pues está muy alejado del toro y es punto menos que imposible que tenga una "esaborición. Al que hacía de segundo de la tarde lo recogió bien con el capote, el animal salía suelto de los engaños. El referido cornudo (me refiero al toro) iba a su bola. El señor de la muleta descomunal, dio toda una lección de cómo se torea para las afueras ora con la diestra, ora con la siniestra mano. Y digo yo: si sabe que no va a poder hacer nada  ¿A qué aburrir al personal? Para mi que eso es tortura. Estocada trasera, desprendida y tendida. Descabello, silencio.

En el quinto que empuja al caballo con un solo pitón. Sale suelto del  semoviente. Recital de empleo del pico de la muleta, pases sueltos sin ligar una serie, desconfiado andaba la criatura. Pinchazo sin soltar. Estocada contraria cuatro descabellos. El animal fue pitado en el arrastre.  Silencio.

Abría cartel MORANTE DE LA PUEBLA, que al primero de la tarde, lo recibió con unas verónicas en las que en alguna de ellas dio el paso atrás. No se empleó en varas saliendo suelto y paseando por allí. Toreó para las afueras y le tocó la muleta en varias ocasiones. Como suele ser habitual en este diestro, prodigó detalles. Menos mal que la faena fue breve. Estocada baja. Cuatro gatos pidieron la oreja. Saludó desde el tercio. Era el cuarto de poco trapío. Tres pases que quieren ser verónicas, el cornúpeta estaba loquito por irse a chiqueros. Desconcierto en la lidia. Entre que el toro, o lo que fuera, se defiende y que Morante no quiere saber nada, aquello no merece ser contado. Estocada que hace guardia, pinchazo hondo. Silencio.

Cerraba plaza PABLO AGUADO,  en el tercero que era animal terciado, al  que recibió con unas verónicas, unas buenas y otras no tanto. Sale suelto de las varas. Se dolió en banderillas. Dicen los de One toro, cuando un banderillero pone un par con un solo palo, que la ejecución fue muy buena. Eso es como decir que el portero del futbol se ha tirado muy bien pero que le han marcado el gol. En la faena de muleta baila y no liga serie alguna. Abusó del pico muletero al hilo del pitón. Cuando terminaba algún pase (la mayoría) para las afueras se oyó algún tímido pito. Se puso pesado. Pinchazo, metisaca porque el estoque iba muy a los bajos, estocada tendida. Silencio.

En el sexto cumplió con el capote como hacen los funcionarios con sus tareas. Cumplió algo mejor que sus  hermanos de camada, con los del castoreño. Abusó del pico muletero. El toro se raja y se va a tablas. Le dá pases mandando menos que yo en mi casa. Media tendida y trasera. Silencio.

Titulo la presente con una frase de Corrochano, "El infierno taurino está lleno de pases sueltos." Ciertamente es lo que ocurrió en la Maestranza, pases sueltos, pero sin ligazón. Con eso no llegamos a nada. Ya saben ustedes, lectores, lo que le ocurrió al burro que se encontró una flauta y la hizo sonar, aún  no se sabe cómo.

Estamos viendo en esta feria cosas impropias de la Maestranza, antaño templo del toreo, hogaño pozo de engaños.

Don Agustín ..¡de la que se ha librado!! Siga usted versificando y adquiriendo reputada fama de vate. Mas cuando ocupe plaza en el Olimpo, no emplee pico de muleta. Saludos.



11 abril 2024

SEVILLA. FERIA DE ABRIL 2024. PLAZA DE TOROS DE LA REAL MAESTRANZA DE CABALLERÍA. CUATRO BRAVOS TOROS DE EL PARRALEJO Y PUERTA DEL PRÍNCIPE A PERERA.


 UN TORO BRAVO. Nº 66, DE 528 KILOS, DE EL PARRALEJO

Sevilla 10 de abril de 2024.

La bravura lo es todo en el espectáculo de toros. Si hay un toro bravo en el ruedo, hay emoción, y hoy cuatro toros de El Parralejo han puesto emoción a la tarde porque han sido bravos.
Este de la foto, el mejor, el más bravo. De una buena presentación, en una corrida desigual. Bravo en el caballo, sin peros. Con galope a banderillas, sin peros, y en la muleta con bravura en los dos pitones. Con fijeza, con nobleza, con recorrido, con tranco, al que se le dio la vuelta al ruedo muy merecida. Le cortó las dos orejas Miguel Ángel Perera, una, por una muy buena estocada, la mejor de ejecución y colocación que hemos visto en los últimos tiempos, la otra por el conjunto de una actuación que empezó bien con un capote templado y que con la muleta codilleando por el pitón derecho, destoreando, sin cargar la suerte, abusando del pico del trapo y que en los condimentos gustó. Por el pitón izquierdo me supo a poco. Ese toro hubiera necesitado más toreo al natural.
En el primero, que era anovillado, Perera cortó una oreja. No se empleó en varas, echó la cara arriba en banderillas, pero que cuando rompió en la muleta lo hizo con casta, repitiendo y con chispa. En este, otra lección de destoreo, al hilo de los pitones, pero templando. Mucho alarde de valor y frialdad torera. Por el izquierdo metió mejor al toro en la franela. Solo la estocada valió la oreja que le dieron. Se ovacionó al arrastre.

Paco Ureña pasó casi desapercibido, como si hubiera tenido un estigma, ese que el sevillita suele poner a las gentes que les son indiferentes.
Cumplió en varas, yendo tres veces al caballo. Se dolió en palos el segundo Parralejo, pero en la muleta repitió embestidas, yéndose pronto al engaño y templado. Fue aplaudido al arrastre.  Ureña descargaba la suerte y se descolocaba, y aunque por naturales estuvo más centrado y se gustó más, aquello no caló en el tendido. Dio buena estoca que hubiera puntuado para oreja. 
El quinto fue un toro vasto que se dejó en el caballo y que cumplió en palitroques. Bueno en la muleta y noble que se dejó sin chispa. Agustín de Espartinas saludó por su oficio de poner banderillas. En la faena de muleta, Ureña, anduvo sin apreturas, llevándolo y trayéndolo, sin más. El torero puso lo que tenía, con una sosera mortecina. Estocada baja.

Cortó Borja Jiménez su orejita al tercero que fue aplaudido al arrastre. Bravo en los dos primeros tercios y en la muleta con pies, casta y más atemperado por el pitón izquierdo. Borja se parece toreando con el capote a Espartaco. Perera quitó de frente por detrás a este toro y Borja le replicó por delantales, media y revolera, y aquí no se pareció a Espartaco. Con la muleta acompañó más que toreó, estando al natural más centrado y templado. La faena no tuvo unidad, ni rotundidad. Estocada trasera caída.
El sexto bien presentado, peleó con genio en el caballo y cortó en palitroques. En la muleta no se entregó. No tenía finales. Se aplaudió a Sandoval por picar, que es su trabajo. La faena de Borja tuvo entrega pero no fue enjuta. Todo sin redondez, aunque hubo temple. en el toreo superficial anduvo bien. Estocada trasera y caída.

¡Aquí paz y allí gloria!

10 abril 2024

SEVILLA. FERIA DE ABRIL 2024. PLAZA DE TOROS DE LA REAL MAESTRANZA DE CABALLERÍA. SANTIAGO DOMECQ ECHA UNA CORRIDA BRAVA QUE HUNDE A JOSÉ GARRIDO, DAVID DE MIRANDA Y LEO VALADEZ.

 Sevilla, 9 de abril de 2024

Al quinto toro, con el número 30 y de 535 kilos se le pidió el indulto injustamente

Lo primero que tengo que decir es que el presidente ha estado bien no concediendo el indulto a un toro que solo cumplió en varas y que aunque galopó en banderillas y fue un dechado de casta, bondad, recorrido y nobleza, terminó rajándose. Pero la segunda oreja a David de Miranda con un pinchazo y un aviso en Sevilla no se debe dar.

Un toro bravo siempre descubre a un torero malo. En este caso cinco toros encastados han descubierto la mediocridad de tres toreros. José Garrido que cortó una oreja al bravo primero que fue aplaudido al arrastre lo toreó al hilo del pitón y aunque un poco mejor por el pitón izquierdo la verdad es que no dijo nada importante con un toro importante. La estoca fue buena pero no de oreja.
El cuarto también fue aplaudido al arrastre y aplaudido de salida por la presentación, del que dijo Garrido, enfadado, que cruzaba la vista, pero aún así, el toro fue bravo en el caballo, fiero en palitroques y extraordinario, este sí fue de indulto, en la muleta por ambos pitones. El matador que toreó bien con el capote con la muleta estuvo aseado y voluntarioso pero no redondo. Solo en el toreo superficial y por bajo entretuvo. Mató mal.

El segundo también fue ovacionado al arrastre aunque no fue bravo en el caballo, cumplió en banderillas y destacó en la muleta por los pies, la chispa, yéndose de lejos con fijeza. David de Miranda que se presentaba en Sevilla lo toreó "pa fuera", descolocado, eléctrico, y sin argumentos ortodoxos. Mató mal y fue avisado.
El quinto fue el toro de la petición de indulto con el que estuvo un poco más centrado pero acompañando las embestidas, a veces se dejó puntear la franela, y abusó del pico. Estuvo por debajo del burel y lo mató de un pinchazo, estocada saliendo prendido y aviso. 

El tercero tuvo menos chispa pero no desentonó de la corrida. Cumplió en los dos primeros tercios y en la muleta se dejó bien por el derecho y menos bien por el izquierdo. Leo Valadéz que se presentaban en Sevilla se fue a los medios frente a chiqueros y los sevillitas no le hicieron caso. Luego estuvo voluntarioso pero no caló en los tendidos, se tuvo que dejar dar una voltereta para que lo tuvieran en cuenta. Mal con el estoque. 
El sexto otro gran toro, que se fue de la segunda vara pero que a banderillas acudió con alegría. En la muleta fue extraordinario, muy completo pero también se rajó. A este toro Garrido le hizo un quite por verónicas, lo mejor de la tarde, y Valadéz le contestó por lopecinas que, claro, no es el mismo palo. Con la muleta el mejicano solo dio un pase de pecho bueno y el resto solo fue acompañamiento y muchos pases sin decir nada. En este toro le dio la razón a los chovivinistas sevillanos que no le hicieron ni caso.

¡Aquí paz y allí gloria!

09 abril 2024

ALEGACIONES DE LA ASOCIACIÓN NACIONAL DE PRESIDENTES DE PLAZAS DE TOROS DE ESPAÑA (ANPTE) AL NUEVO REGLAMENTO TAURINO DE ANDALUCÍA (III)



 Artículo 37. Procedimiento y objeto del reconocimiento.

1. 2. El equipo veterinario de servicio actuante dispondrá lo necesario para la correcta apreciación de las características de las reses y emitirá a raíz de lo que observe, informe individual motivado por escrito y por separado, respecto de la concurrencia o falta de las características, requisitos y condiciones en cada caso exigibles.

 Con la finalidad de disponer de elementos que puedan ayudar a los profesionales se aportan las siguientes propuestas para incorporar en el proyecto de reglamento:

 “Los reglamentos taurinos que existen en España establecen que “las astas de las reses de lidia en corridas de toros y novilladas picadas estarán íntegras”. Por tanto, la manipulación de los cuernos es un fraude para el espectador que debe ser perseguido y castigado. En este sentido, las Administraciones Públicas deben dotar los medios oportunos para la aplicación efectiva del régimen sancionador.

El Tribunal Supremo ya dictaminó que el ganadero es el responsable de la integridad de sus toros hasta el momento de la lidia, lo que avala el mandato del art. 47 del Reglamento Nacional y artículo 30.2 del proyecto de reglamento de Andalucía, hace más necesaria que nunca la conservación de la cadena de custodia de los toros.

Se ha generalizado el enfundado de los cuernos de los toros en casi todas las ganaderías sin que exista una regulación al respecto. Se reclama, por tanto, el dictado de una normativa sobre el enfundado, en la que se establezca que el mismo ha de realizarse con una antelación al festejo de entre diez a quince días, a fin de que los animales puedan recuperar su sentido de la distancia.

Dicha regulación debería establecer, asimismo, la presencia en el acto de un veterinario.

Como quiera que ahora existen medios técnicos que pueden garantizar mejor la integridad de las reses, no tiene ningún sentido que la reglamentación taurina los continúe ignorando. En particular, debería establecerse, para las corridas de toros y novilladas picadas, la utilización en el desembarque y en el primer reconocimiento de las novedosas cámaras termográficas que permiten el análisis de cuernos “ante mortem”.

 CAPÍTULO X. Operaciones preliminares y medidas complementarias

 Artículo 41. Sorteo de las reses, apartado y enchiqueramiento

 2.Por unanimidad de todos los espadas intervinientes o sus representantes se podrá exceptuar la obligación de sortear en lo, que lo contempla como uno de los actos de las llamadas siguientes supuestos:

  • En festivales de carácter benéfico

 • En las corridas-concurso de ganaderías o las anunciadas como desafíos ganaderos con dos     ganaderías de distinta titularidad y encaste

• Cuando vaya a tomar la alternativa un novillero o rejoneador respecto al toro de su alternativa. En este caso, el toro que quede impar completará el lote de la alternativa.

• En los manos a mano. 36 30/11/2023 CONSEJO DE ASUNTOS TAURINOS DE ANDALUCÍA

 • En un espectáculo singular, conmemorativo o benéfico con la participación de seis actuantes que, por estar debidamente motivado, haya sido autorizada su celebración. En todos los supuestos señalados y para garantizar los derechos del espectador, en el cartel anunciador del festejo se publicitará de forma expresa que no habrá sorteo y en su caso la res de la ganadería que a cada profesional le corresponda lidiar.

El sorteo de las reses que hayan de lidiarse en una corrida, además de una secular tradición, en evitación del abuso de las figuras a la hora de decidir que animal lidiar, es una imperativa exigencia de la vigente Ley 10/1.991, de 4 de abril de Potestades Administrativas en Materia de Espectáculos taurinos que lo contempla como uno de los actos de la llamada <<intervención administrativa previa a la lidia>>, remitiendo al reglamento taurino la concreción  <<del procedimiento del sorteo y apartado >>.

Bastaría con esto (con que lo diga la Ley) para comprender que no cabe que en una corrida de toros o novillos se lidie sin que estos hayan sido sorteados entre los distintos actuantes. Pero, por si alguien necesita una explicación de  las razones de la obligatoriedad de tal sorteo (y de las restantes intervenciones administrativas previas a la lidia de una corrida), la propia Ley la da: es precisamente para <<garantía de los derechos de los espectadores y de la pureza de la fiesta>>, tratando de  impedir así cualesquiera operaciones fraudulentas inimaginables, entre ellas EL TORO A LA CARTA: el matador tiene que lidiar uno, dos…toros, sí, pero los que le toque en suerte, nunca los de su elección, a los que hipotéticamente el mismo hubiera criado.

En temporadas anteriores en Málaga, Morón, Jaén, etc., ya se intentó por parte de los organizadores la no celebración del obligatorio sorteo de las reses, lo que se impidió por las intervenciones y denuncias de esta organización y de otras de aficionados y abonados

Un reglamento NO PUEDE responder al interés fundamental de profesionales y ganaderos y que olvide criterios tradicionales e históricos y las exigencias de los aficionados.

Dejando puertas abiertas de mucho peligro.

 El reglamento no puede vulnerar el concepto histórico y tradicional de la tauromaquia, protegido por ley estatal superior

  Es un patrimonio cultural común que está norma, de aprobarse tal cual, desvirtúa.

 Los nuevos espectáculos no regulados o las excepciones al sorteo, atacan el concepto esencial de tauromaquia.

Estas maniobras harán imposible reconocer, en algunos casos, las características nucleares de una corrida de toros.

Por ejemplo, cuando los toreros lleven los toros debajo del brazo, alterándose la lidia tradicional.

 Se Propone:

 El sorteo es un acto público y obligatorio que debe darse siempre en cualquier espectáculo taurino, con las únicas excepciones de:

· Los festivales de carácter benéfico

· Las corridas concurso de ganaderías que, como ha sido tradicional, se lidiaran por orden de antigüedad de las ganaderías, que se adjudicaran a los intervinientes por orden de antigüedad en la profesión.

 Consecuentemente deberá ANULARSE el párrafo: En todos los supuestos señalados y para garantizar los derechos, en el cartel anunciador del festejo se publicitará de forma expresa que no habrá sorteo y en su caso las reses la res de la ganadería que a cada profesional corresponde lidiar.  

 Artículo 45. Ruedo y comprobación de los elementos materiales de la lidia

 3. Antes del sorteo de las reses a lidiar, la empresa organizadora presentará para su inspección a la persona que actúe en el espectáculo como titular de la delegación de la autoridad, cuatro pares de banderillas ordinarias y dos pares de banderillas negras, por cada res que haya de lidiarse. Igualmente, presentará catorce puyas precintadas en origen, así como los petos preceptivos establecidos en el artículo __ del presente Reglamento. Los elementos materiales de la lidia podrán también ser aportados por cualquiera de los intervinientes, pero en todo caso deberán ser presentados a través de la empresa organizadora para su inspección, estando condicionado la autorización para su uso, si cumplen con las condiciones y medidas autorizadas. Efectuado el reconocimiento de las banderillas, puyas y petos, se procederá a su precinto y sellado en presencia de la persona que actúe como titular de la delegación de la autoridad. En las dos horas anteriores al comienzo del espectáculo, se levantarán dichos precintos cuando lo determine dicha persona

 “Añadir la frase: estando condicionada la autorización para su uso, si cumplen con las condiciones y medidas autorizadas”

 “Caso contrario se estaría autorizando el uso farpas, banderilla, rejones, estoques, etc. ANTIRREGLAMENTARIOS”

 CAPÍTULO XII. El primer tercio de la lidia

  Artículo 50. Salida de la res.

2. La res será toreada con el capote por el espada de turno, dándole la presidencia el tiempo suficiente para que ejecute los lances oportunos.

 Entendemos que se trata de una redacción ambigua que hace recaer en el presidente determinar cuándo sería oportuno el cambio de tercio, por lo que

Se propone:

“La res será toreada con el capote por el espada de turno, ordenando el presidente el cambio de tercio, una vez fijada esta.”

 Artículo 51. Suerte de varas

6. Las reses recibirán, a criterio del espada de turno, los puyazos apropiados, en cada caso, de acuerdo con la bravura y fuerza del animal. A tal fin, después del primer puyazo, el espada podrá solicitar el cambio de tercio a la presidencia que le será concedido por ésta. No obstante, en las plazas de toros de primera categoría cada res tendrá que recibir, al menos, dos puyazos tras ser colocada en suerte, conforme a lo dispuesto en el apartado 4 de este artículo, debiendo el espada actuante ponderar la intensidad y duración de los puyazos en función de las características del animal.

 La suerte de varas es crucial para el desarrollo de una corrida de toros. En esta parte de la lidia el picador debe determinar la bravura, el comportamiento y el temperamento del toro.

Dicen los clásicos de la Tauromaquia que es importante que en este primer tercio el matador coloque convenientemente al toro en suerte y que el picador procure que los puyazos estén bien colocados en su sitio y que sean breves.

Este tercio de varas está regulado, desde luego, en todos los reglamentos.

Y siendo una suerte tan fundamental en la corrida, es la que hoy peor se realiza. De modo que, entre las distintas medidas que al respecto urge adoptar,

 Se proponen:

“El número de puyazos debe aumentar, para que las reses entren como mínimo tres veces al caballo en las plazas de primera y dos en las de segunda y tercera categoría”.

 Además, se anima a que se reconsidere adaptar las siguientes propuestas:

• Que los reglamentos converjan en el empleo de útiles iguales en todo el

territorio nacional.

• Que esos útiles sean modificados, a finde dar entrada a la utilización de la puya cuadrangular y del estribo derecho acolchado, con la finalidad de infringir menos lesiones a las reses.

• El número de puyazos debe aumentar, para que las reses entren como mínimo tres veces al caballo en las plazas de primera y dos en las restantes, empujando con presteza y pujanza, con dosificación in crescendo del castigo aplicado y aumentando la distancia en los sucesivos encuentros.

• Para la concesión de la segunda oreja debe aumentar la influencia de la correcta ejecución de la suerte de varas.

• Que se establezca la dotación de básculas para petos y escantillones a fin de poder realizar una inspección adecuada de materiales, así como determinar la altura del peto a 60 cm del suelo.

• Que sea un único caballo el que salga al ruedo para para ejecutar la suerte,

quedando el que guarda la puerta fuera del ruedo, aunque preparado para actuar en caso de ser necesario.

• Durante el tercio de varas, debe reducirse el número de profesionales en el ruedo, y asegurar la colocación de éstos: picador junto a las tablas, toreros alejados.

En definitiva, recuperar la suerte de varas, como garantía de que los espectadores reciban el espectáculo con la integridad que da valor a la tauromaquia.

 CAPÍTULO XIII. El segundo tercio de la lidia

 Artículo 53. Suerte de banderillas.

 1. Ordenado por la presidencia del espectáculo el cambio de tercio se procederá a banderillear a la res con al menos dos pares de banderillas y como máximo tres pares. En las plazas de toros de primera categoría se colocarán tres pares de banderillas. Salvo caída posterior accidental de alguna banderilla ya colocada se procurará que queden prendidas en la res al menos cuatro banderillas. Excepcionalmente, en caso de lluvia o piso impracticable, o por el difícil comportamiento del animal, podrá la presidencia reducir el número de pares para evitar peligros graves a los ejecutantes de la suerte.

 Si en las sucesivas reformas de los reglamentos las autoridades responsables de la defensa de la integridad del espectáculo, empiezan,  poco a poco,  recogiendo las demandas de los intervinientes en los mismos, que, lamentablemente siempre van en el sentido de restar elementos esenciales de las suerte en aras de la comodidad de los profesionales, olvidando la obligación que exige la Ley 10/1991 de que los espectadores deben recibir el espéctalo en su integridad, porque caso contrario están colaborando en la paulatina desaparición de la tauromaquia.

En consecuencia, se propone:

 “que, al menos, en las corridas de toros y en las novilladas picadas se deben colocar tres pares de banderillas. Excepcionalmente, en caso de lluvia o piso impracticable, o por el difícil comportamiento del animal, podrá la presidencia reducir el número de pares para evitar peligros graves a los ejecutantes de la suerte.

 CAPÍTULO XIV. El último tercio de la lidia

 Artículo 55. Duración y avisos.

1. La faena no deberá exceder de diez minutos contados desde el primer pase de muleta que se dé a la res por el espada de turno tras haberse ordenado el cambio de tercio por la presidencia del espectáculo.

 Con la finalidad de poder evitar situaciones que, por la actitud del lidiador, pudieran llevar a que no se iniciara la faena con el primer muletazo

 Se propone:

 Añadir al punto 1 del artículo 55:

 Si la presidencia aprecia demora voluntaria en el lidiador para continuar la lidia una vez cambiado el tercio le dará el primer aviso sin otro requisito previo, devolviéndose la res a los corrales si transcurre el tiempo de los tres avisos.”

 Artículo 57. El indulto

 1. En las corridas de toros, novilladas con picadores y corrida de rejones, al objeto de preservar la raza y casta de las reses para su destino a la reproducción, la presidencia del espectáculo, de manera excepcional, podrá conceder el indulto de una res

 Todos los reglamentos contemplan en su articulado la figura del “indulto” cuando un toro se haya caracterizado por su trapío y excelente comportamiento en todas las fases, sin excepción, de la lidia. El fin es utilizar al toro como semental preservando así la pureza de su raza, su casta y bravura.

Por otra parte, la bravura de la res únicamente se puede comprobar viendo

cómo la misma se crece ante el castigo de la puya, arrancándose una y otra vez hacia el caballo del picador. De ahí que para indultar a un toro deba ser determinante su comportamiento en el primer tercio de la lidia. El parecer generalizado sobre los toros indultados este último año es, sin embargo, que no se les ha visto un comportamiento destacado en varas. ¿Servirán esos toros, entonces, para preservar la raza, bravura y casta de su linaje, padreando en la ganadería?

No es la única pregunta que hay que hacerse. La muerte del toro, suerte suprema, es el momento en el que el torero se enfrenta a su oponente armado con una espada, corre más riesgo y culmina el rito desafiando al riesgo de morir. De modo que, ¿hasta qué punto se le puede privar al espectador de ese momento cumbre de la lidia cual es la muerte del toro en la plaza?

Y otra: ¿se le deben conceder al matador los máximos trofeos sin haber entrado a matar con la espada? La respuesta a estas preguntas lleva a que el toro deba morir en la plaza. Si sale un toro con un comportamiento excelente en los tres tercios de la lidia, la vuelta al ruedo indicada con el pañuelo azul por el Presidente, es un premio perfecto. Y para que cupiera la opción de su indulto, debería reunir unas características tan absolutamente excepcionales que estaríamos ante un acontecimiento histórico.

Por tanto, resulta incomprensible el auge de indultos al que estamos asistiendo desde hace años, generando con ello los dos grandes problemas que son privar al aficionado de la muerte del toro en la plaza y la pérdida de la bravura en la cabaña brava (al ser devueltas al campo reses que no han cumplido correctamente en la suerte de varas) que, como se ha dicho, es aspecto clave para medir la bravura.

 Ahora bien, esta finalidad ha dejado de tener sentido en la actualidad puesto que los adelantos científicos en materia de reproducción asistida permiten al ganadero extraer el semen de un toro determinado para llevar a cabo la posible inseminación “in vitro”. En consecuencia

 Se propone:

 la necesidad, para la concesión del indulto, de que se cumplan

las exigencias de los reglamentos vigentes únicamente de manera

excepcional, y siempre y cuando se hayan realizado de forma inequívocamente destacada y brillante todas las suertes de la lidia por parte del toro o novillo. No obstante, para tales casos excepcionales, los Reglamentos deberían establecer la posibilidad, tras la faena de muleta, de realizar la suerte de varas con el regatón de la garrocha, ordenando el Presidente la salida

del picador si lo considerase oportuno. Asimismo, dada la no realización de la suerte suprema en caso de indulto, no se deberían otorgarse premios al matador, salvo la vuelta al ruedo.

Y, finalmente, es imprescindible que los reglamentos excluyan los indultos en corridas de rejones, festivales y novilladas sin picadores”.

  Artículo 60. Petición excepcional de sobrero.

2. De existir conformidad, el delegado de la autoridad lo comunicará a la presidencia que ordenará sea anunciada esta circunstancia al público de manera inmediata al apuntillamiento de la última res de lidia ordinaria. Si el sobrero lo solicitan dos o más intervinientes se estará al orden de mayor antigüedad.

Se propone mejorar la redacción:

“….si el sobrero lo solicitaran dos o más intervinientes, se adjudicara la lidia de este, al matador de mayor antigüedad de los que lo hubieran solicitado”-

 

08 abril 2024

SEVILLA. FERIA DE ABRIL 2024. PLAZA DE TOROS DE LA REAL MAESTRANZA DE CABALLERÍA. CALERITO CORTA DOS OREJAS ASUMIENDO SU HUMILDAD A UNA CORRIDA DE BOHÓRQUEZ MUY INTERESANTE.

 

Toro de Fermín Bohórquez que hizo sexto, el más completo en los tres tercios. Nº 43 pesó 543 kilos

Sevilla, 7 de abril.

Juan Pedro García, "Calerito" ha triunfado en Sevilla, más con humildad que con verdad, aunque su voluntad y ganas han quedado demostradas. Luego las carencias, de lo poco toreado, de los nervios, del compromiso, pero todo ello llevado al plano humilde que siempre debe tener un torero.

A la presidencia le regañaría las orejas concedidas. Sevilla es mucha Sevilla y aunque el público sea un publico festero y partidario hay que hacer valer la categoría de la plaza. Con vueltas al ruedo hubieran estado bien premiados, él y Lama de Góngora.

Ojo con la suerte de varas. Si seguimos así corremos el peligro (aunque algunos estén deseando) de prohibirla, no por capricho sino por necesidad, ya que los toros en verdad no se pican, se estrellan con los petos y basta. Ya saben que en Portugal no se pica y no pasa nada. Pero con la suerte de matar puede pasar igual. Algunos profesionales, muchos enemigos de la fiesta y tibios, les daría igual. Muchos se alegrarían. Repito, Portugal es el ejemplo, y está a las puertas.

Los toros murubeños de Fermín Bohórquez desigualmente presentados, bravos en general aunque por la justeza de fuerzas no se les haya picado por derecho. Tercero que fue aplaudido al arrastre, cuarto más a su aire y sexto, el más completo del encierro; encastados en la muleta. Quinto peligroso. Primero aplaudido de presentación, se paró y segundo de cuello corto, soso sin interés.

Calerito quiso más que pudo con el tercero, sin entender bien al encastado toro que fue de más a menos, cortó una oreja después de una estocada trasera y caída. Al sexto lo vio bien por el pitón izquierdo por donde brilló más en la faena con demasiados altibajos. Le cortó otra oreja después de una estocada defectuosa, aviso y descabello

Abrió el cartel Lama de Góngora que anduvo voluntarioso en el primero. Varios pinchazos, aviso y buena estocada. En el cuarto salió a revienta calderas y se fue a los medios frente a chiqueros sin vistosidad. Luego dos largas de rodillas en el tercio y en la faena voluntarioso otra vez pero con más ganas, cortó una oreja después de una estocada trasera y caída.

Ruiz Muñoz tuvo mala suerte. En el segundo a pesar de querer, su voluntad flojeaba, solo pudo estar bien en una tanda, pero con la espada dio un mitin siendo avisado. En realidad no mató a este toro, solo lo descabelló. El quinto se paró en el quite que le hizo Calerito y de ahí desarrolló sentido. Desarmó al torero y ya este no quiso ver al toro en una serie de espantadas descompuestas. Otro mitin con los aceros y avisado. Este torero tiene que pararse a pensar sobre sus prioridades y los espantos.

Saludaron en el primero por hacer el oficio de rehileteros Domínguez y Sánchez. 

¡Aquí paz y allí gloria!