10 agosto 2006

¡ABURRIDOS!

FERIA DE MALAGA 2006 SEGUNDA DE ABONO
¡ABURRIDOS!
Por Agustín Hervás
Onda Cero Radio

Le fue fácil la presidencia al recusado Enrique Moya que compartió palco con el debutante asesor taurino Pepe Luis Martín. Solo se apretó un poquito cuando tuvo que decidir si devolver uno, dos o tres novillos por manifiestamente inválidos. Como primer favor de este presidente, que además es veterinario, a la empresa, solo echó "pa tras" uno. Los asistentes, los abonados a la feria y cinco más, anestesiados se tragaron una tarde de aburrimiento soporífero.
Los novillos de Cayetano Muñoz desigualmente presentados mansearon en general hasta el punto del descaste llegando a la muleta parados, cual marmolillos macaelicos. Faltos de fuerza e inválidos. Algunos como el sobrero tercero con fachada y sin pitones.
El rondeño Javier Avilés se mostró torpe con el capote de vuelto blanco en el primero y en el comienzo de la faena doblándose con el animal pues se le quedó corto a la segunda tanda de muletazos. Con el cuarto ninguna historia.
Se presentaba en La Malagueta Julio Benítez "El Cordobés". En el callejón su padre, sufriendo y rumiando que como las cosas sigan así habrá que decirle al chaval que se vaya de esto porque no arrebata, ni emociona, ni ilusiona. Es verdad que los novillos de su lote no acompañaron y si hubiera que justificar algo, hágase por ahí, pero de él se espera mucho y cuando no se puede estar a la altura hay que reflexionar bravamente con la almohada. Con el segundo de la tarde un novillo feo y mal hecho, altiricón y descastado hasta decir basta, no se esforzó. Y con el quinto solo consiguió una tanda por la derecha y otra por la izquierda y se acabó el de Cayetano.
El local Alejandro Sánchez se enfrentó al sobrero de la misma ganadería titular que se paró en seco y el chaval que vestía un terno de talle antiguo, no tuvo recursos y además le levantó los pies del suelo el burelito. Mal con los aceros. El sexto con un poquito más de gas resultó reservón, protestón y calamocheador y el malagueño no tiene oficio para estos astados. Otra vez mal con los aceros.
El banderillero Gago de la cuadrilla de Avilés resultó cogido al banderillear al primero recibiendo una cornada en el muslo izquierdo de 10 centímetros interesando fibras y músculo.
De un tiempo a esta parte en la Malagueta los tiros de mulillas se han adjudicado a un domador de acémilas que al arrastre conducen sueltas, sin cabestro, el toro al desolladero y por tal función circense se le ofrece por el respetable una ovación que bien pudiera confundirse, de hecho se confunde, con ovaciones al arrastre de los astados. La autoridad, garante del orden y buen concierto de la función taurina debería prohibir este espectáculo más propio de carpas americanas que de corridas de toros.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

You have an outstanding good and well structured site. I enjoyed browsing through it » » »

Anónimo dijo...

Where did you find it? Interesting read film editing schools