09 julio 2012

NOVILLA NOCTURNA EN JAÉN


Plaza de toros de Jaén. Día 7 de julio de 2012. Algo más de media entrada. Dos novillos de García Merchante y cuatro de Remonta. Todos los novillos de buena presentación, nobles y bravos, sobresalió el quinto de buena calidad y el más exigente del encierro. En cambio la presidencia opinó que fuera al sexto al que se le diera la vuelta al ruedo.

Carlos Ojeda.- dos orejas.

Manolo Fuentes.- dos orejas.

José J. Ramírez.- oreja.

Pepe Viedma.- oreja.

David Olivares.- dos orejas.

Verónica Ruiz.- dos orejas.

El sábado por la noche, la Escuela Taurina de Jaén celebró una novillada en clases prácticas con seis de sus alumnos. En cartel Carlos Ojeda, Manuel Fuentes, "El Fari", Pepe Viedma, David Olivares y Verónica Ruiz.
El ganado perteneciente a dos ganaderías jienenses, dos erales que rozaban los tres años de Alfredo García Merchante de Baños de la Encina y tres erales y un añojo de Gabriel Mercado "Remonta" de Navas de San Juan.
Carlos Ojeda volvió a demostrar el buen oficio ante un novillos que aún siendo noble, exigió al torero que le hiciea las cosas my bién. Con el capote bien en líneas generales y unos remates muy toreros. De muleta y con oficio fue sometiendo al animal hasta conseguir unos pass de bella factura, largos y con cadencia, buena estocada y dos orejas.

Manolo Fuentes estuvo sensacional con el capote, buenas verónicas y remates con empaque. En el tercio de banderillas que compartió con Omar Guerra puso un par de verdadera esxposición. Con la muleta, ante una res de más clase que su hermano de camada, a Manuel Fuentes se le vió que ya está preparado para pasar al escalafón superior y debutar con los del castoreño, faena de temple ante una animal bravo y noble. Mató de buena estocada tanto de ejecución como de colocación, por lo que fue premiado como su compañero con dos orejas.
José J. Ramírez “El Fari”, ante una res noble pero que exijía muchos conocimientos para estar delante de él, demostró un buen dominio con el capote. Con la muleta ya cambió la cosa y la embestida contínua del novillo dificultó la ligazón aunque le vimos pases con verdadero empaque, intentó matar al encuentro y tras fallar mató de estocada al volapié y cortó una oreja.

Pepe Viedma, recibió a su novillo de una larga cambiada de rodillas en el tercio que entusiasmó al público asistente, a continuación intentó torear a la verónica y demostró quietud, aunque a diferencia que con la muleta, le falta manejar con más soltura el percal, pero eso en un alumno como Viedma que cada día se supera es fácil corregirlo. El novillo fue el que menos humilló del encierro. Con la muleta ante otro novillo noble pero que repetía y se revolvía con rapidez sin humillar y exigiendo al igual que sus hermanos de camada, aunque no pudo ligar los muletazos en todas las tandas, vimos a un novillero con ganas y algo muy importante, no echó la "pata patrás" en ningún momento, algo que dice mucho a su favor, la soltura ante esta clase de novillos la da el oficio y al igual que sus compañeros, está precisamente aprendiendolo. Por la izquierda, el pitón bueno del novillo, Pepe corrió bien la mano y pudo sacar muletazos de bello trazo. La ejecución en la entrada a matar fue la ejecutada con más pureza de la noche y cortó una oreja.
David Olivares que tuviera un percance temiendo se hubiera clavado una banderilla en un novillo anterior, salió de la enfermería con un vendaje en la pierna y continuó la lidia. A David le tocó el mejor novillo de la noche. Con el capote pudo estirarse y con la muleta ejecutó pasajes de bello trazo. Junto a Carlos Ojeda realizó un quite por chicuelinas rematando con revolera que recordaron a los hermanos Esplá.
Este novillero destaca por su arrojo ante los novillos y destaca en el tercio de banderillas, mató de estocada y cortó dos orejas.

Como guinda de la excelente noche vimos el debur ante el público de Verónica Ruiz. Vimos a una Verónica con ilusión y ganas, con el capote tuvo algunos lances de bella ejecución. Con la muleta le vimos algo indecisa y con nervios, aunque hay que decir a su favor que conforme pasaban los minutos se iba acopando y cogiendo el sitio frente al novillo sacándo muletazos con verdadero aroma, ya que el añojo del mismo modo se fue templando y embistiendo con verdadera calidad, pronto y en cualquier tercio del ruedo. Mató de media estocada y cortó dos orejas. Vuelta al ruedo para este novillo.
En este mismo novillo pudimos ver a Álvaro Díaz, un niño de la escuela que tuvo la oportunidad de demostrar sus actitudes tanto de capote como de muleta.
Quisiera resaltar la gran labor de los banderilleros que actuaron con estos chavales por su constancia en el buen hacer con los novillos, verdaderamente se ganaron el jornal.
Una velada muy agradable, buen ambiente, buenos y conocidos aficionados en los tendidos, buen ganado y unos chavales con ganas de triunfo, ¿se puede pedir más para una noche de verano?. Pero de todo esto hablaremos en otro post. Jaén y sus gentes se lo merecen.

Informa Pepe Cisneros