13 marzo 2006

DIARIO DE LA RESISTENCIA: El Tiovivo

DIARIO DE LA RESITENCIA: El Tiovivo
Por Agustín Hervás
Onda Cero Radio
Tribuna de Salamanca

Caen chuzos de punta en el barrio de la Malagueta, la plaza avejentada por la pálida luz de la tenebrosa noche se yergue sobre un racimo de vallas, tuberías y maquinaria a estas horas parada, que hirieron durante el día la milenaria tierra que pisan sus cimientos. Es triste este invierno, no porque sea más frío para ti, sino porque las cuchillas de acero laceran tu rostro para que a la luz de la primavera aparezca en tus entrañas un parking y a tu vera un parque.
Ese pelotas oficial al fin; tristemente novillero en el recuerdo de algunos, que calza zapatos grandes y al que el ingenio malagueño apodó el zapatones, no solamente cultiva el arte de la gratuita adulación hacia el cáncer de La Malagueta el ínclito Marqués de Fuengirola, sino que además toca el violín en feria, arte nada despreciable que cual bufón de la corte acompaña en breves pero intensos pizzicatos las bárbaras ingeniosidades del, por el orgullo ennoblecido, Martín Lorca; se ha salido con la suya, que no es otra que el haberte conseguido conquistar de tus centenarios corrales el espacio que mañana se dedicará al encierro de los coches y al apartado de las Chachas y de los niños. El ilustre zapatones, no se conforma con sacarle brillo al orgullo del Marqués, sino que además se declara abiertamente su mozo de espadas.
El Quinto Columnista, uno de los miembros más activos de la resistencia da cuenta de un plato de Quisquillas y de un buen baso de vino de Vega Cubillas. Me tiende su mano calentita y me ofrece un vaso. A fe que está rico el vino y el marisco, los calamares y las aceitunas. Sigo prefiriendo las de Jaén, pero después de veinte años que me mudé, paso bien las de con estos aliños.
Van llegando los miembros de la resistencia, todos con frío, y en los abrigos la escarcha, si Málaga estuviera cien metros más alta, nevaría.
La contrariedad en la resistencia es manifiesta, el empresario ha anunciado ya las ganaderías para la feria que con un poco de mala suerte será la primera en una plaza de primera y para tales fastos ha comprometido ya, ganaderías de segunda, menos la que fue triunfadora el pasado año. Fuenteymbro no vendrá porque el yernísimo del marqués no quiere pagarle los once millones de pesetas que pide el ganadero. En Málaga se tiene por costumbre no traer de un año para otro la ganadería triunfadora. En vez de premiar se castiga. Es lo que pasa con el billete chico de este empresario. Y además Gallardo que estaba dispuesto a, en ferias sucesivas, suministrarle más corridas al mismo precio, ha visto su idea de marketing despreciada. Que se sepa hay un ciudadano contento con las ganaderías apalabradas, el aspirante a presidente, Ildefonso del Olmo, le gusta la del Marques de Domecq y las malas lenguas dicen que viene porque es capricho de este político que se ha quedado sin partido (PA) en la capital.
Philbi dice que Soriano ha estado en Granada y que allí, dejado llevar de su innato talento taurino, ese que ha mediatizado todo el espectro de taurinitos andantes y galopantes, ha dicho cosas como que el reglamento está en periodo de Consejo Consultivo y que si todo va bien, -frase copiada a la derecha política española- saldrá publicado en el BOJA en el mes de abril, para la feria sevillana. El Quinto Columnista insiste en la comparativa de ganaderías de las ferias malacitana y sevillana, supuestamente las dos plazas de primera, y hace ver a los miembros de la resistencia, la poca categoría de las corridas, todas de sangre Domecq, que acuden a nuestra ciudad, mientras los sevillanos disfrutaran de varias corridas con el toro, toro. ¡Y Soriano vendiendo la burra por ahí! ¡Y qué burra! Dice que la fiesta no debería tener color político y no cae en la cuenta que su color se ha metido hasta los corvejones en ella, según el Maqui, para buscar votos.
.- Los políticos son el mal de la fiesta –levantó la voz –
Uno de nuestros espías viene diciendo que este político cordobés ha dicho que este reglamento andaluz se pone en marcha por algo que ha denominado Innovación y que la resistencia no alcanza a saber muy bien si esto tiene algo que ver con ese termino que ahora se lleva tanto que dice algo así como I+D o como dijo el otro "tira tu palante que nosotros te seguimos" y el que lo dijo, que dicen que es colega de Soriano pero en los madriles, se quedó tan ancho y tan pancho. No contento con esta sarta de perlas y lejos de mostrarse cauto este joven político socialista soltó la que nos dejó a todos patidifusos y es la de las presidencias profesionalizadas. Al unísono todos los miembros de la resistencia convinimos en carcajadas y decidimos opositar a las plazas de presidentes pues si profesionalizan se cobra y nuestro contable, mas pronto que tarde preguntó:
.- ¿Y quien va a pagarles?, ¿la administración o el empresariado? ¡Eso faltaría ya para el duro!
Pero hubo más ante el asombro de los resistentes, Soriano insiste que este será un reglamento participativo que dará cabida a espectáculos futuros no existentes ahora, y claro por pensar e imaginar un espectáculo futuro puede ser Conde, la mujer y el suegro y los niños de aguadores o ese otro que a mi ya se me había ocurrido pero que tito Álvaro fue más rápido que yo al proponerlo y llegó a decírselo antes al defensor del reglamento, que no es otro que el de quitar a los picadores y poner a rejoneadores. Y así una detrás de otra las explicaciones de que el matador cambiará el tercio de varas ya que mandará en el numero y en la intensidad, que no será competencia exclusiva del presidente la concesión de la segunda oreja, el indulto generalizado, hasta llegar a una de las cosas más positivas que tendrá la norma, la de la participación ciudadana, designados por las peñas, de estar en el sorteo, algo que propuso el ex presidente de La Malagueta Fernández Torres hace un porrón de años y que se ha venido haciendo en algunas ocasiones en la plaza de Málaga.
Sin embargo los resistentes no se imaginan pese a que esfuerzo hacen para ello, cómo Soriano piensa eliminar lo de pagar por torear, cómo con esta, según el, renovación a la que está abocada la fiesta va a atraer a gente joven a las plazas de toros y cómo va a obligar a los estamentos de la fiesta a impregnarla de sensación de riesgo. Lo bueno de esto último es que Soriano admite que en la actualidad nuestros espectáculos de toros están ayunos de lo más elemental para la emoción que es el riesgo, y en admitiéndolo en lo escrito no se dan pasos para subsanarlo ya que los resistentes opinan que no basta solo con reconocerlo y enunciarlo.
Después del esfuerzo realizado en Granada, José Antonio Soriano desveló el enigma primario de los problemas de la fiesta y lo enunció como sigue, cosa para la que nuestro espía, bajo secreto sumarísimo nos confesó que había necesitado un encerado, dijo así: el problema en la fiesta no son los antitaurinos sino los mismos integrantes de la fiesta. Y descansó.
La reflexión que hace la resistencia es una reflexión profunda. Sabemos que nuestra labor no solo es la de luchar durante el día en las barricadas y en las trincheras que cavamos durante la noche, sino que además en el riesgo de nuestras vidas está la defensa de una fiesta que amamos en la pureza y no en su adulterio. La política, la sociedad y la economía de este negocio se mueven en unos terrenos faltos de identidad, de honor y de palabra, ya las manos no se chocan sintiendo el calor de la honradez o el frío de la traición. Una pluma, es más, un ordenador, media entre el corazón y el oficio más peligroso y emocionante del mundo. A la fiesta le falta identidad y hemos de plantearnos qué fiesta queremos, qué teníamos, qué tenemos y a donde vamos.
El superintendente de la resistencia ha confesado su pesimismo.
.- Esta que quieren darme no es la fiesta que yo quiero, que yo he mamado y con la que me he emocionado. Por eso terminaré yéndome de ella si la resistencia no triunfa. Los políticos lo que quieren es crear una fiesta nueva adulterada, quieren que se acabe la que había, quizás por motivos de sensibilidad europea, pero esa no será mi fiesta. Yo no quiero una fiesta como la que Garci pinta en su película de El Tiovivo. Un hombre vestido de torero impecablemente hace el paseíllo en la pista de una sala de baile a donde sale un hombre vestido de toro al que incorpora un artilugio para que el torero clave allí un par de banderillas, y tras de una faena brillante mate al toro que indefectiblemente cae patas arriba. El torero da la vuelta al ruedo en olor de triunfo. Punto y final. Se acabó la corrida con la gente bramando desde sus asientos bebiendo cava, vestidos de etiqueta.
Un veterano guerrillero que forma parte de otra trinchera quisiera volver a recuperar el espíritu del tendido 6.
.- Yo volví a los toros por el seis
La resistencia tiene el deber moral, también, de ayudar a recuperar ese espíritu combativo y de entrega a la verdad de la Tauromaquia. Hay gente en la resistencia que incluso pudieran ser presidentes de las plazas de toros y comandantes de otras trincheras con lo que la resistencia sería cada vez más fuerte y quizás, a caso, temida.

1 comentario:

pgmacias dijo...

Muy auténtico el análisis de la cruda realidad de lo que quieren con este "reglamento" con concesiones muy dañinas para la Fiesta que nos gusta, la de verdad, la de la integridad, la de fuera la "chapuza", la de la suerte de varas como dios manda, la de presidencias con criterio, conocimiento y aplicación del reglamento... que quieren vendernos como algo que "beneficiará", por supuesto no dudo que a los "taurinos y taurinillos"...que tomadura de pelo ¿para qué si no se aplica en muchos casos el actual?...pero hay que seguir en la resistencia. Un saludo Agustín