31 agosto 2014

RAFAEL SERNA Y JAVIER OROZCO ABREN LA PUERTA GRANDE DE MARBELLA

SERNA Y OROZCO, CUATRO OREJAS

Por Agustín Hervás

Onda Cero Radio

video
Javier Orozco en el ultimo de la tarde
El novillero sevillano Rafael Serna y el rondeño Javier Orózco, han cortado la oreja de cada uno de sus novillos esta tarde en la plaza de toros de Marbella que cerraba así un excepcional verano, de programación, ganado y triunfos.

La plaza de Marbella otrora registrada como plaza fácil y turística, ha llegado a ser en los últimos tiempos una plaza de referencia novilleril y de temporada debido a la cantidad de festejos con novilleros que quieren llegar a ser, y de corridas de toros con cuajo e interés en la cartelería.

El festejo sin caballos programado para cerrar el mes de agosto ha tenido el importante interés de acartelar a dos chavales que han suscitado la atención de la afición sevillana y malagueña. Serna, salió por la Puerta de Príncipe en el ciclo de novilladas maestrantes, y Orozco, saliendo por la puerta grande de La Malagueta se constituyó en triunfador del Certamen Internacional de Escuelas Taurinas que todos los años se celebra en Málaga.

Los novillos de Rocío de la Cámara, erales muy bien presentados, no han tenido peligro y se han dejado en líneas generales. El primero bueno, el segundo de menos a mas, el tercero noble justo de fuerzas y el cuarto, sardo, manejable.

Serna
El sevillano Rafael Serna ha dado la impresión de ir sobrado de torería, (hace esperar al alguacilillo para recoger la oreja, se quita las zapatillas, y llega tarde al apartado y a la corrida por no se que confusión con el horario), y en realidad su fuerte es la mano izquierda. Con la derecha baja bastante, aunque la impresión general fue la de tener oficio.

Orozco
El rondeño Javier Orozco mantiene una pura concepción del toreo y tiene muy asimilado bajarle la mano a los novillos en las faenas de muleta. Su camino de ortodoxia se emborrona con la espada, pues quiere matar con el brazo, cuando lo que verdaderamente mata es el corazón. A esto si hay escuela, que la hay, se aprende. No me cabe la menor duda que este novillero, es ahora mismo el representante de la llamada escuela rondeña, por su concepción de la tauromaquia. Habrá que seguir y seguirlo, pues es un chaval que no se lo tiene creído y siempre dispuesto a aprender. Y a vender el producto también se aprende.

En definitiva una buena tarde de toros, en Marbella, con dos chavales ilusionantes.

¡Aquí paz y allí gloria!

1 comentario:

Iñaki dijo...

Pues sí,amigo Agustín,ahí estuvimos como auténticos aficionados taurinos de los de antes.Muy interesante tu programa del martes 2 de Septiembre aunque con algo de lío con el "Habéis ustedes-vosotros".Saludos Iñaki y Carmen.