29 noviembre 2008

DEFENDER LA FIESTA O MAMAR DE ELLA

Diálogo de toros cubistas.

DEFENDER LA FIESTA O MAMAR DE ELLA
Por Francisco Javier Tapia y Agustín Hervás

Corre el rumor de que los taurinos van a defender sus habichuelas. Los taurinos se han caracterizado siempre por llevárselo calentito y arrebañar todo lo que podían, de lo del toro, para su bolsillo. Los taurinos van a reventar esto para que nunca jamás los políticos y nadie confiemos en ellos.
Algunos se empeñan en afirmar que la fiesta debe estar en manos de los que viven de ella. A saber: toreros, apoderados, ganaderos, empresarios. Y algunos políticos están tan convencidos que les hacen reglamentos a modo. Y si un reglamento se sale de partida defendiendo a los aficionados y paganos en general, resulta que los taurinos se irritan y piden revisión del reglamento.
La Mesa del Toro, que representa a todo dios del mundo del toro pero que, como suele ocurrir, tiene poca representación de los aficionados, y los que están representados son de dudosa procedencia, quiere que se revise el Reglamento de las Vascongadas, y como truena con fuerza en Cataluña, también quiere armar el Belén, ahora que se acercan las Navidades.
Siempre hemos sabido que de la fiesta mama mucha gente, y que en estos tiempos, con las agresiones que sufre, hay muchos que quieren defenderla.
Como La Plataforma para la Defensa de la Fiesta, más conocida por la Plataforma de Corrales. De Luis Corrales, que al decir de algunos propios catalanes, en ella se "mamonea" bastante.
La falta de transparencia en esta asociación, en la opinión, repito, de aficionados catalanes, es solo comparable a la que tenía el Ministerio del Interior en las postrimerías del "felipismo".
Como argumento el estado de sus cuentas que en el plano puramente económico, poco o nada se sabe del "metálico" generado por los festivales organizados en la Monumental de Barcelona por dicha Plataforma en las temporadas 2006 y 2007.
En el festival del 2006 los balances dieron cerca de sesenta y ocho mil euros positivos. No se sabe bien en qué se empleó.
El destino del dinero recaudado mediante las cuotas es un expediente "X".
Con respecto a los 166.000 € que se recaudaron, del festejo organizado en Ávila por la Plataforma, mano a mano entre Juli y José Tomás, y que se destinarían para financiar un libro y un DVD explicativo de la fiesta para distribuir en colegios y bibliotecas, y otros organismos relacionados con la cultura y la juventud, nada se supieron.
Curiosamente entre los relámpagos, los truenos y el fragor de la tormenta, las actividades realizadas por los componentes de la plataforma, que lo eran empresarios catalanes de dentro y fuera del mundo del toro, no han podido salvar, es más, han desaparecido del mapa taurino las plazas de Olot, Tarragona y Girona, sin que los plataformistas hiciesen nada para remediar tan triste final.
Salvar no se habrán podido salvar esas plazas, pero ciertos estómagos parece que si, pues amén de mucho autobombo personal, a más se contabilizan decenas de viajes y cenas de gala, en las que Luis Corrales ha sido el protagonista, bajo el manto protector de algunos taurinos que ahora reniegan de él.

1 comentario:

EL CABALLERO NEGRO dijo...

No voy a entrar o atacer la Plataforma de Luis Corrales, ignoro y casi diria que no me interesa pues no fui pagano asistente, ni pagano miembro de la Plataforma, por lo tanto no tengo ningun derecho a pedir explicaciones, aunque como aficionado catalan a opinar y tener informacion.

Pienso que Corrales hizo una cosa positiva mientras duro que fue que en el tendido 6 un socio de la Plataforma pudiera sacar para el e invitados las entradas a un 50% de su precio, la contrapartida la ignoro aunque de esto si me beneficie a traves de un amigo socio.

A parte de esto nunca he visto en la plataforma un trabajo efectivo mas que el de defender la no abolicion de la fiesta en Catalunya, pedirle explicaciones de las plazas de Olot, Girona o Tarragona es injusto pues intentar salvarlas era una perdida de tiempo y dinero, Tarragona y Girona giraban alrededor de incautos turistas con carteles de baja calidad y mas baja presencia de aficionados y con precios abusivos, las agencias de viajes las abandonaron y llevaban a los turistas a la Monumental de Barcelona, por lo que eran extremadamente deficitarias, ¿como podian defenderse? yo no veo la forma.

Olot es punto y aparte, no he visto ninguna corrida en ella pero la friolera de 22 o 23 años participe en una velada de boxeo que se celebro en el recinto y debo decir que su estado era ruinoso pero al punto de amenzar ruina, aquello o se hacia una reforma tan en profundidad que representaba hacer una plaza nueva o bien se cerreba pues cualquier dia podia pasar una desgracia.

E En estos tres casos no veo responsabilidad alguna en el caso de Corrales.

En lo que si veo responsabilidad es que la defensa de la fiesta en Catalunya es que cae en el mismo error de todos los que ven el tema desde fuera de Catalunya, lo enfoca tambien desde el punto de vista del anti españolismo, que si bien puede ser cierto por su fanatismo en ERC que les lleva a confundir las temporas con el culo, no lo es en el resto de la sociedad a la que no representan ni a sus votantes en este aspecto.

El enfoque es que el rechazo se produce en las generaciones nacidas despues de la guerra, las de las posguerra y la trasmiten a sus hijos, pero no como anti españolismo, sino como repulsa a la represion franquista que duro lo que todos sabemos que duro, es el mito de esta represion porque hubo, pero no es cierto que fuera porque era una fiesta española sino tambien un ataque a una fiesta de raiz cultural tanto catalana como española, que se tuviera que levantar la maño con el cara al sol al empezar una corrida, comprar el emplema de la falange para acceder al festejo y otras lindezas por el estilo no significa que la fiesta no sea tan catalana como española, significa que un determinado regimen politico la uso como uso otras manifestaciones culturales para acabar con una forma de ser y pensar.

En esto es en donde hay que centrar la defensa de la fiesta en Catalunya. Todo lo que no vaya por este camino es hablar contra una pared.