21 mayo 2016

FERIA DE SAN ISIDRO 2016. MADRID. OTRO PETARDO GANADERO Y VAN....



OTRO  PETARDO  GANADERO Y VAN......
 
 
Abono de San Isidro 2016. Lleno total.
 
 
Toros de Alcurrucén con más pitones que trapío. 1º bravito, 2º sin raza, 3º aburrido, no destaca por nada, 4º grande y manso, 5º y 6º mansos.
 
 
 
El Juli; Pitos. Palmas.
Sebastián Castella; Algunas palmas. Palmas.
José Garrido: confirma alternativa. Ovación que saluda.. Palmas.
 
 
El Juli no se esfuerza mucho con el abanto segundo, cualidad o defecto de este encaste, el salir distraídos y corretones. Decidido el Juli con doblones por bajo, que el toro lo siente, en la segunda serie se cae dos veces, otro que se deja enganchar la muleta en los naturales, no será por inexperiencia. Ni por diestra ni siniestra se transmite  nada y aburre el figura que intenta  matar  de pinchazo trasero, media, múltiples descabellos, aviso, más descabellos, así como 14.
 
Es  grande como inútil  el cuarto, no se deja en el capote, fea pelea en el caballo, se le adivina mansedumbre. Tan grande, tan soso el toro y el Juli tan chiquito y retorcido, forman una estampa muy antitaurina. No es muy ortodoxo pero se me ocurre decir que el toro embiste mecánicamente. La gente está hasta el gorro y da palmas de tango, clásica estocada de Julipie que mata.
 
 
 
Castella  ni se estrena con la capa en el tercero, fuerte puyazo y el toro sale escopetado y descompuesto, tercio de banderillas larguísimo con mantazos que aburren; abusa de las pausas entre serie y serie, esto no tiene ritmo y la gente pita la parsimonia del gabacho, muletazos de uno en uno con descansitos. Aviso sin haber cuadrado y sigue dando trapazos, pinchazo, infame bajonazo.
 
Colorado y anteado es el quinto, lo de anteado son las manchas circulares de  un colorado más oscuro. Plomizo como sus hermanos, nada que destacar en los primeros tercios; quite por chicuelinas del maestro de la parsimonia. Trasteo de plaza de talaqueras, por detrás, por delante y por ningún sitio. El toro escarba y recula, así no se puede enjaretar faena, muletazos sin ligar y tampoco se le pueden pedir peras al olmo; pitos del público ya harto de tanta  miseria, estocada fácil y es lo menos malo de la faena.
 
 
 
 
José Garrido lancea ganándole terreno al toro y éste lo toca siempre, lo que desluce bastante. Fea pelea en el caballo con tres entradas y un solo puyazo y se parte un pitón en el peto, ya se ve que llegaron las figuritas....De rodillas que se aplaude mucho y ya de pié se deja tocar mucho la muleta. Entonada faena a un toro bravito, quizás se ha pasado de muletazos algunos sosos. Bajonazo que hasta le puede dar oreja pueblerina y aviso.
 
El sexto se frena en el capote y siempre con el rabo tieso. Esto decía el maestro Antoñete que era un buen síntoma de bravura, creo que hoy no se cumple esa máxima. La desesperación es muy atrevida y peligrosa, el quite  de Garrido es de rodillas muy cerca de los pitones,  da un farol y un lance de frente por detrás y ya no puede rematar con una larga cambiada, no  es esta labor propia de un matador que presume de clásico. Al final ha sido un gesto de valentía y nada más. Después de brindar al Rey sufre una peligrosa colada, el toro se para, entra a la muleta a duras penas y así no hay lucimiento, aunque el muchacho pone interés es el momento de comer pipas o irse de la plaza, aviso, media, otra más, casi entera y final del desastre.
 
Juanjo Franquelo