09 julio 2016

PAMPLONA. FERIA DE SAN FERMIN 2016. TOROS Y CASTA.



T O R O S   Y   C A S T A
Feria de San Fermín 2016.

Toros de Cebada Gago: Muy cornalones como ya es norma en esta plaza, bien presentados con distintos comportamientos. 1º encastado. 2º, manso encastado. 3º bueno. 4º rajado. 5º manso encastado y 6º descastado.
Resumiendo: se han visto toros con mucha casta en mayor cantidad mala y algunos con muy buena casta que han puesto emoción a la corrida.
 
Eugenio de Mora: Silencio. Silencio.
Pepe Moral: Palmas. Ovación que saluda y vuelta.
Javier Jiménez: Ovación. Ovación.
 
Eugenio de Mora sí torea a la verónica con gusto a un toro que ha salido con muchos pies, se le da fuerte en el caballo, pues ya sabemos el canguelo de ciertos matadores a esta ganadería. El toro saca su casta en los primeros muletazos, no se comprende que no baje la mano a un toro que va bien y que tiene emoción; el animal tiene su peligro enganchando al matador por la taleguilla, ya me gustaría ver a estos nenes emergentes con el Cebadita. Mata  mal, lo que no impide decir que ha estado ahí, donde  muchos   no se quieren  poner por lo que todos sabemos...
 
El cuarto muy en el tipo de la Casa, sale corretón no haciendo caso a los capotes, se queda corto cada vez que se le llama, algunos lances medio buenos, en banderillas otro lío y es que los de plata le tienen demasiado respeto a esta ganadería. El toro es mansito y pronto se va a tablas, le saca lo que puede y en un arreón lo coge, muchas precauciones del matador que mata mal.
 
El segundo se rompe el pitón derecho contra un burladero y nadie pide la devolución, que sería antirreglamentaria. Buenos lances de Pepe Moral, también se le pega en el  caballo, no da problemas en banderillas. Buenas series de redondos a un toro que no tiene un pelo de tonto, por la izquierda es  peor y va perdiendo fuelle. Buena estocada arriba.
 
El quinto hace las mismas cosas malas del cuarto, se deja dar unos lances y busca querencias. Moral le enjareta unos muletazos con más ganas que arte, que son de agradecer, porfía con el toro que puede dar un susto inesperado, molinetes de rodillas para agradar, ya es sacarle pases con sacacorchos que tampoco es de recibo. Estocada caída que basta.

Javier Jiménez debuta en San Fermín, el tercero pesa 640 kilos y es largo, alto e imponente, lo recibe con larga de rodillas y lances acelerados, dos buenos puyazos arriba que no es frecuente ver, desastre de los banderilleros que pueden estropear al toro; empieza valiente y marrullero, este toro se merece otra faena de pies asentados y muleta firme; pico, enganchones, puntazos a la muleta y todo lo que no se debe hacer a un buen toro, destacar dos buenas series con la izquierda y los de pecho, mejor final de faena que al principio. Tres volteretas que pueden tener malas consecuencias. Se escapa de la enfermería y sale a matar al toro, que no acierta con cuatro pinchazos y  descabellos.
 
Javier Jiménez sale a matar al sexto, baja su responsabilidad ya que los doctores se lo prohíben.  El toro es una raspa con cuernos, nervioso y abanto que lo lancea el sevillano con más pena que gloria, bonito quite por navarras del matador que se le ve tocado físicamente. El toro es poco claro y con querencia a tablas, los primeros muletazos son en el tercio y el toro se va a tablas y le roba todo lo que tiene el Cebada. Le cuesta matar por sus pocas fuerzas a causa de las volteretas.
 
Juanjo Franquelo