24 mayo 2016

FERIA DE SAN ISIDRO 2016. MADRID. CERO PATATERO



C E R O   P A T A T E R O 

Abono de San Isidro 2016. Madrid, tres cuartos de plaza.
 
Novillos de la Ventana del Puerto de la factoría Frailes, desiguales de presentación y juego tirando a malos. 1º descastado, 2º blando, 3º descastado. 4º soso sin nada, 5º descastado y 6º sin clase. Creo que estos novillos no servían ni para hacer albóndigas para perros. Una basura total.

Alejandro Marcos; Vuelta al ruedo. Silencio.
Joaquín Galdós: Palmas. Silencio.
Juan de Castilla: Silencio. Silencio.

Alejandro Marcos ya es algo veterano en esto, tiene buen estilo y es de los que disparan mucho y aciertan  poco; el novillo descastado no le va a su estilo y además se le da una pésima lidia al animal. Una verónica que reseñar y unos doblones por bajo con la muleta, también unos naturales y poco mas; cuando se prepara para matar  es cogido y queda atontado, se recupera un poco y vuelve al  novillo dando estocada, aviso y final.
 
Buen gusto del salmantino toreando de capa al cuarto;  el novillo se viene a menos y es de una sosería enorme y el torero se harta de dar muletazos sin ningún valor; se pone pesado matando.
 
Bien el peruano Joaquín Galdós con la capa y en los quites, se le ve cuajado y viene de triunfar en Sevilla. El novillo tiene poca fuerza y se cae varias veces en el inicio de faena, variado con la muleta del novillero y hace más de enfermero que de matador, no hay ligazón en los muletazos; estocada muy baja.
 
Muy bien Galdós con la capa, novillo grande y muy bien presentado que hace fea pelea en el caballo; Castilla con su quite vistoso; el novillo que se va a tablas y tiene que sacarlo a tirones a los medios y se barrunta poca faena, ganas pone el chico pero sin  materia prima...más que torear lo que hace es robarle algo; la estocada es de juzgado de guardia por lo baja.
 
Juan de Castilla sustituye a Luis David Adame y este colombiano es alegre en el toreo de capa, pero no se luce mucho por culpa del novillo muy pegajoso, hace cosas de manso en el caballo y en banderillas, no lo es menos en la muleta, descastado total, bien por bajo que es lo que se merece el bicho, embiste a media altura y como queriendo irse de la muleta, pone muchas ganas el muchacho y saca algunos redondos que aunque se aplauden son bastante pobres, por el izquierdo es imposible siendo deslucidos los pases; pinchazo, media y entera caída.
 
Otro novillo grande y con poca chicha, se deja dar unos lances de poca calidad, galleo por gaoneras para llevarlo al caballo que  es pésimamente picado, ganas no le faltan al torero y el novillo se mueve con prontitud pero solo en dos series, se para después y ya es cincuenta muletazos sin nada de calidad. Pinchazo, aviso y estocada caída.
 
Juanjo Franquelo