11 abril 2016

FERIA DE SEVILLA 2016. LOS ALGABEÑOS SALUDAN.

Luque y Neiro "El Algabeño"
Por Agustín Hervás
Onda Cero Radio.
Las corridas sin historia tienen poco que contar. O mucho según se mire, pues en ellas suceden cosas que hay que mirar con el interés debido, pues el espectáculo de toros es un espectáculo vivo. En esta corrida el espectáculo vino de la mano de los banderilleros pues en el sexto toro los Algabeños, José Luis y Abraham, se marcaron sus respectivos pares de banderillas con todo el boato y ritual que merece la única suerte que en el toreo es a cuerpo limpio. Y como tal el toreo se hace con el cuerpo, y ellos torearon, dejándose ver, fijando el interés de la res, tomando cortas distancias y ejecutando con precisión y riesgo. Todo ello ante un toro con pies y que acudía a la voz. No fueron los únicos en la tarde en lucirse, Otero en el segundo y Tejero también saludaron después de vérselas con uno que echaba la cara arriba y que se quería quitar los garapullos.
La corrida de Daniel Ruiz desigualmente presentada, con un primero guapo, altiricones varios, el quinto con plaza pero altón, cornalones tercero, y sexto chico que se tapaba por eso, por la cara. Descastado el primero, encastado el segundo, manejable y vulgar el tercero aplaudido, cuarto rajado, quinto soso, sexto parado.
El Cid sin méritos en el que abrió plaza, y sorprendido por la fiereza del cuarto que menos mal que se rajó lo que jugó a favor del torero, sino podría haber quedado como la  chata. 
David Mora estuvo por debajo del encastado segundo pues anduvo descargando la suerte, acompañando en el trasteo en redondo, y la primera tanda de naturales sin profundidad. Los arregló en la segunda, pero la tercera resultó muy superficial, sin vaciar las embestidas atrás para dominar. Mora es un torero clásico y ortodoxo del que sabemos su calvario, pero ahora que vuelve a estar es preferible que esté de verdad y no acogiéndose a sagrado, a ese sagrado misterio de la mentira del toreo moderno que tanta lastima me da aplaudan en Sevilla. Con el quinto me gustó el madrileño, pues obligó al toro en los redondos y al natural estuvo con más verdad, midió bien la faena. Claro el toro era menos toro que el otro de su lote.
Otra vez más Luque deja ver sus intenciones pero no le acompañan los lotes. ¿Le sirve la firmeza, la voluntad, el oficio demostrado en esta tarde? Si así fuera hubiera merecido la pena. Los aficionados sabemos de sus posibilidades pero no le sale el toro donde le tiene que salir. Sigue con sus créditos intactos, pero el tiempo pasa, y las ferias también. Hay temporada por delante pero ahora otra vez más a pensar y depender de Madrid.
¡Aquí paz y allí gloria!
Ficha:
El Cid, media y dos descabellos, silencio. Trasera, baja que hace guardia, y otra baja, división. 
David Mora, pinchazo, estocada corta trasera y descabello, ovación. Dos pinchazos sin confianza y estocada perdiendo la muleta, silencio.
Daniel Luque, estocada caída, ovación. Estocada, ovación.