14 abril 2016

FERIA DE SEVILLA 2016. EL DESTOREO PURO.


Por Agustín Hervás
Onda Cero Radio
Es salir Manzanares al ruedo de Sevilla y ya se le alegran las pajarillas al personal. Haga lo que haga se lo consienten, aplauden y premian. Dos orejas se ha llevado en el esportón el alicantino por dos sesiones de destoreo puro que clama al cielo. El mejor lote. Segundo bueno y noble, y tercero con viaje, encastado. Al primero se lo hace perfilero, de acompañamiento, con vulgaridad, con la marca de la “patita” atrás, descargando. Y con el quinto desbordado. No fue capaz de acoplarse por el pitón izquierdo, y por el derecho, como inútil en baile de expertos, acompañando velocidad, sin nada de temple. Las estocadas viajaron buenas y ¡ala! las orejas.
Estábamos en estas tonterías de los sevillitas cuando Garrido en el tercero hizo lo mejor de la tarde. El de Cuvillo no era un toro bobo, era un toro con muchas teclas. Que se dejó pero con un método que pronto descubrió el extremeño. Ponerle verdad. Esa misma verdad que casi le cuesta la vida cuando al matar, (con los aceros no estuvo fino el chaval), se quedó en la cara y fue cogido aparatosamente, con destrozos en la taleguilla y golpes en las carnes. Esa verdad de su toreo a la verónica, esa que calma la brusquedad de los primeros pases de muleta. Esa que le da el excelente sentido de la colocación. Que le permite poner cabeza donde también pone el corazón. La verdad sin alivios, sin trampas.
Me dolía mucho. Si, a mi me dolía mucho cómo se le cantaron y aplaudieron a Manzanares maneras de destoreo, y como a esta verdad de la entrega, de la ortodoxia, no se le decía ni mu. ¡Alelaos! Estaban alelaos e hipnotizados los espectadores, es mas embrujados por algún maleficio turronero, pues no podía ser posible que esta tarde en La Maestranza hubiera tanto zangolotino junto.
He visto pocas cosas esta feria. A Morante en su primera tarde, el toro de Victorino, y a este chaval José Garrido. Creo que este trinomio si significa futuro de la fiesta, lo que Manzanares y sus secuaces traen a ella es otra cosa, pero no es toreo del bueno. Es como aquello del flamenco puro, y el otro flamenco. Pues ¡ea! Que quieren que les diga me quedo con lo puro, lo demás para el populacho. 
No tuvo opción con el sexto un animal que regañó en todas las embestidas y no se empleó en ninguna. Pero se puso el chaval vestido con un pantalón de monosabio.
Castella sorteó un primero sin clase que se dejó con el que anduvo sobrado sin decir nada. Y un cuarto descastado con el que anduvo porfión.
Los toros de Núñez del Cuvillo desiguales en su presentación y en el juego.
Saludaron en banderillas del cuarto, José Chacón y en las del quinto, Suso.
¡Aquí paz y allí gloria!
FICHA: 
Sebastián Castella, media estocada con agonía innecesaria del toro, silencio. Estocada corta, silencio.
José María Manzanares, estocada,  oreja. Estocada trasera, oreja.
José Garrido, aviso, pinchazo saliendo cogido, otro hondo, bajonazo tendido, aviso, tres descabellos, ovación. Corta baja, tres descabellos, aviso, tres descabellos, silencio.