17 marzo 2016

VALENCIA. FALLAS 2016. ROCA REY, ¡HAY QUE VERLO!

Roca Rey
Agustín Hervás
Onda Cero Radio
Seguramente si les cuento como ha estado hoy en Valencia, el torero peruano, el día de su presentación, no llegaré a explicar con suficiente detalle lo que ha hecho. Pero no por describirlo, que de eso saben ustedes que soy capaz, sino que haciéndolo, dudo pueda transmitirles lo que yo he percibido. Hay que verlo. Y no en el sentido que el Guerra lo dijo cuando vio a Belmonte. No. Hay que verlo para que ustedes como yo puedan apreciar la dimensión que puede alcanzar este torero. Hay que verlo. Disfrutarlo y sentirlo, como el siente el toreo… y el caso es que yo ya lo sabía pues a Roca Rey lo descubrió una tarde en Marbella mi colaborador, Juan Cintrano, cuando el chaval, aún barbilampiño cautivó a propios y a extraños. 
En realidad Andrés Roca Rey sigue siendo un imberbe, ¡y digo yo!, y si no teniendo barba hace lo que ha hecho hoy, cuando la tenga, lo que haga va a ser como lo del enano en el Sagrario, ¡la hostia!
Técnica, la tiene. Cabeza, la tiene. Corazón, lo tiene. Entrepierna, la tiene. Las cualidades que reúne este torero son asombrosas…ahora solo falta administrarlas, cultivarlas, conservarlas y fomentarlas. Tiempo pues al tiempo y salud para verlo muchas tardes.
Sorteó un segundo toro manso, como toda la corrida, que se le rajó pronto. Y en este solo le anotamos unos naturales en los medios comenzando la faena. Pero también le anotamos un feo detalle en el toreo en redondo. Ese pasito atrás que descarga la suerte y que le da, según los que saben de esto, mas largura al muletazo, pero… y esto lo digo yo, que no se de esto… menos profundidad.
El cuarto fue otro toro manso, pero al que le cogió el aire rápido. Firme, decidido con él, con la muleta muy baja, sometiéndolo y el toro entregándose. Con valor. Seguridad. Confianza. Descargando más veces de lo deseable, que para mí es ninguna, aunque admito que para reponerse el torero a veces sea necesario… y finalmente una buena estocada perdiendo la muleta y cortando las dos orejas. Otra le cortó al burraco sexto que se rajó también después de haber aguantado un par de tandas bien. Con mucha soltura en el capote. Pidiendo guerra. Echando talento y temple, y si, muy bien, lo mejor, bajando mucho la mano, y ese toreo convence y arrebata.
No era partidario de los dos mano a mano de esta feria, pero después de ver lo de hoy, menos. Talavante no es competencia para Roca Rey. El debutante se ha comido con papas al Galdalf de las encinas. Ha quedado anulado y demostrado. Al primer toro de Talavante le dieron una ovación al arrastre, a el otra, solo otra, después de haberle hecho cositas, suficiente, si, pero sin conjunto, y unidad. Sin enjundia. Además es de cárcel (ojo pues esto debería revisarse en el reglamento) el toro después de un marronazo y una estocada trasera estuvo en agonía mas de cinco minutos, sin un descabello que lo remediara. Otro argumento mas para los que no nos quieren, y un servidor a este se apunta. No se puede ser cruel con el toro bravo, y el descabello se inventó para despenarlos en condiciones semejantes. A su segundo, tercero de la tarde, le enjaretó una faena trompicada. El toro mansurrón y áspero no tuvo clase ninguna. Le cortó una orejita al quinto, el mejor del encierro, pero no lo aprovechó como debió. Comenzó la faena de rodillas, toreando en redondo, luego muletazos, ya incorporado, desmayados. No termino de verlo con la izquierda, en fin. Sobre impresionado por el ciclón que le pusieron de compañero.
La corrida de Cortés, mansa, desclasada, y de billete pequeño también. Como todos los toros de la feria hasta el momento. De alguna parte del presupuesto tenía que recortar.
¡Aquí paz y allí gloria!
17 de marzo, 7ª de Fallas. Casi lleno. Tres toros con el hierro de Victoriano del Río corridos en 2º, 3º y 6º lugar,  y tres de Toros de Cortés que hicieron 1º, 4º y 5º, presentados con corrección, segundo vareado, sexto burraco, feo. Sin casta. Tercero y cuarto manejables.
Alejandro Talavante: marronazo, trasera con larga agonía, aviso, saludos tercio. Mal con los aceros, aviso, silencio. Caída, oreja.
Roca Rey: estocada baja, saludos. Estocada perdiendo la muleta, dos orejas. Estocada, aviso, oreja.
Santiago Acevedo fue empujado por el toro primero, se trastabilló tras banderillear y sufrió una cornada en el glúteo izquierdo.
Saludó García en el sexto, por su labor.