19 marzo 2016

VALENCIA. FALLAS 2016. OREJAS PARA ANDY Y FAMA PARA RONEO.

Archivo
En el día del patrón tocaba rejones por la mañana. Quizás con la mejor entrada hasta el momento de la feria, lo que valoriza el buen momento de las corridas de rejones. Ha sido el paisano Andy Cartagena el triunfador con puerta grande, sin embargo la fama se la llevó un caballo presentado por Diego Ventura, de nombre Roneo que es torero por los cuatro costados. Fue en el quinto toro. Un alarde de capoteo con la grupa. Con las batidas milimetradas y con un valor propio capaz de coserse los pitones del toro a la crines de la cola. Con tanto corazón como para aguantar, esperando, que llegue el toro casi a los pechos, y a la hora de los trancos, cambiando las manos cada dos, cuando a veces casi parecía que de a uno. Será otra nueva estrella en la magnifica cuadra de Diego, que no cortando orejas esta mañana, ha estado bien en sus trasteos. Parando con Lambrusco al segundo y por un inoportuno lance no partiendo el palo del rejón de castigo, vimos a este caballo hacer un carrusel espectacular de templanza y temple. Con Nazarí correcto y con Ritz espectacular en los quiebros. Con Milagro en el quinto, muy correcto, limpios los encuentros y ortodoxo en el proceder. Remate vuelve a ser esta temporada el caballo de la suerte suprema, y aunque si hubo certeza en el de muerte al segundo, hubo vómito estrepitoso en el quinto. 
Cartagena fue el triunfador, a los puntos y por la fiesta. Nos presentó a su caballo Pintas, un tordo con motas casi a lo Appaloosa, y también en el cuarto toro a otro nuevo de raza menorquina, llamado Humano que efectivamente hace lo propio de la doma en aquella isla. Saltar metros con las patas en corveta. Así se ganó al público. Por lo demás en la línea de la veteranía de este rejoneador. 
La novedad era Lea Vicens, y se lo notó. Por momentos clásica parando con Bach, a veces poco ajustada en las banderillas con Gacela. Mas centrada con su experto caballo Bético. Correcta con Desafío. Y en el sexto con Guitarra poniendo un rejón de castigo limpiamente y bien corrido el toro, y otra vez con Bético, caballo con el que está muy identificada en tres palitroques, demasiado abierto el primero, correcto el segundo y el tercero al violín, hasta elegante. Con Bazuka tuvo poco ajuste. Y con los rejones de muerte desde Espontáneo, traseros. 
Los toros de Fermín Bohórquez, correctos de presentación, desmochados, no despuntados, justos de fuerza pero muy nobles. El quinto el mas manejable.
¡Aquí paz y allí gloria!
Andy Cartagena, oreja y oreja. 
Diego Ventura, ovación en su lote.
Lea Vicens, vuelta al ruedo en ambos.