14 marzo 2016

VALENCIA. FALLAS 2016. FUTURO IMPERFECTO.


Entendemos que las novillas marcan el futuro de la fiesta por cuanto ganaderos y chavales ponen todos sus recursos para significarse en este arte. La novillada de hoy en Valencia ha sido todo un curso de como será el futuro de la fiesta, si los votos de los españolitos y los politicuchos escogidos no lo remedian.
El torito en este estado de presentación desigual, justo de fuerzas, y nobleza adormilada para que un chaval al que le falta un hervor, corte una oreja de los paisanos, y otros dos, llamados por los que entiende de este negocio, figuras de esto, toreen al hilo del pitón, citen descolocados y hagan de la orientación de cruzarse un  recurso del toro parado. Morisquetas, toreo de florituras y eso si, valor, mucho valor con  el medio toro, o novillo, que es el caso.
Este es el futuro de la fiesta con apoderados de ayer, y marketing de antes de ayer. La diferencia entre un taurinito y un aficionado es que el ultimo ve en los novilleros futuro, y el primero ve euros. Ambas cosas pueden casarse, pero el que ve euros, no ve ortodoxia, y el que ve futuro, ve pureza, o no. Y esa es la diferencia, la “maza” de mi recordado Puche, y los que cabemos en un autobús. ¿Futuro piensa usted?, pues a ver como se lo cuento.
Álvaro Lorenzo apoderado por el gran Pablo Lozano, el padre, claro, tiene un repertorio de posturitas que son dignas de escultura griega. Tiene cabeza porque sabe sujetar, pero lo deja venir y lo despide, no lo torea. Se descoloca para ligar, aunque lo mejor que tiene es la mano izquierda, que aquel que fuera la muleta de Castilla, se encargará, si o ve en el futuro billetes, de patentar y consolidar para el aficionado. Su lote, noble y justo de fuerzas el primer Parralejo, y rajado y a su aire el cuarto, que por el izquierdo embistió bien. Le cortó una oreja a este.
Ginés Marín, al que apodera la FIT, (Fusión Internacional por la Tauromaquia) debe volver a la escuela para aprender a matar. Con valor abriendo con pases cambiados a pies juntos en el centro del ruedo. Descargado la suerte en su muleteo. Con ciertas maneras que convierte en florituras y toreo superficial y con ideas para consolidarse como un torero largo. Los naturales al quinto, buenos. Y su lote superior de noble. El segundo ovacionado al arrastre, y el quinto bondadoso. 
Y el paisano Cristian Climent al que ayuda El Soro, se puso pesado en el tercero, tardo pero bueno, y aburrió en el sexto, que fue de mas a menos,  del que le regalaron una oreja. 
¡Aquí paz y allí gloria!
14 de marzo, 4ª de Fallas. Un cuarto de entrada. Novillos de El Parralejo desiguales de presentación, pero noblotes. 
Álvaro Lorenzo de Toledo: estocada caidita, vuelta. Estocada caída, aviso, oreja. 
Ginés Marín, de Jerez: pinchazo, estocada corta, trasera y tendida, aviso, vuelta. Dos pinchazos, estocada, aviso, vuelta. 
Cristian Climent, de Valencia. Pinchazo, estocada caída, aviso, silencio. Estocada baja, oreja.