24 abril 2015

SEVILLA. CORRIDÓN DE NÚÑEZ DEL CUVILLO!

SEVILLA. FERIA DE ABRIL 2015. TOROS DE NUÑEZ DEL CUVILLO PARA RIVERA ORDOÑEZ, MANZANARES Y DAVID GALVAN.
CORRIDÓN DE NUÑEZ DEL CUVILLO
Por Agustín Hervás
Onda Cero Radio.

La mas completa, la mas pareja en presentación, la de Álvaro ha sido la corrida mejor que ha echado este ganadero en La Maestranza. No hay duda. De seis, cinco, y aún ese último con unos principios buenos aunque sin entregarse, hasta que se paró o lo pararon. Y sobre todo un segundo toro bravo. Decir bravo hoy en día es decirlo solo para la muleta según los entendidos del toreo moderno, pero este no, este ha sido bravo en todos los tercios. Desde que salió de chiqueros galopando, que se fue de lejos al caballo en la primera vara y que la segunda la tomó con alegría. En banderillas galopó e hizo que se desmonteraran Rosa y Blázquez. Y en la muleta con trasmisión, sin un mal gesto, sin un amago, sin un renuncio. Con franqueza y fijeza. Un toro bravo.
En verdad que en la corrida ha habido más toros que toreros. No porque no estuvieran dispuestos. No, sino porque las cosas no se hicieron como los toros merecían. Con verdad y sin trampa, ni cartón. Por ejemplo el ídolo de Sevilla. Manzanares. En el toro bravo y en el quinto otro buen toro. El lote completo fue para él. Destoreó, con temple, pero ese temple no me vale con la trampa de la patita descargada. Descolocado, al hilo. Destoreando. Ligados si. Pero esa ligazón no me vale pues se convierte en acompañamiento. Le faltó ajuste, que se lo hubiera dado cargar la suerte. Manzanares con su toreo está metiendo a los chavales aspirantes en una nube oscura llena de falsedades, y a Sevilla en una mentira odiosa. Después de que el quinto le levantara los pies del suelo, se centró un poquito más al natural. Y ya está. De la mentira no conviene decir más.
Rivera Ordoñez está para volver a irse. No cabe más vulgaridad, más asfixia indolente, y más irresponsabilidad en una tarde. Como sería la cosa que de tanto sopor en el cuarto le pitaron. Un torero de pueblo. Solo para torear en los pueblos. Para esto mejor no haber vuelto. Aquí hay que decir como dijo Belmonte: “¿Niño ta pedio arguien que vuervas?”
David Galván no se acopló con el tercer toro. Pegó muchos muletazos con posturitas pero no dijo nada. Al hilo del pitón. Descolocado. Fue otro homenaje a la tauromaquia moderna. Con el sexto. Toro distinto. Anduvo voluntarioso aunque con los defectos antes apuntados, al principio de la faena. No le ganaba el pasito necesario para llegar a la gente y para meter al toro en el canasto. Luego llegó una cogida, de la que se repuso y volvió a la cara, mas enfibrado. Se pegó el arrimón, y pinchó. Le valió una vuelta. Otra había dado Manzanares. Los dos grandes premios de la tarde, que debió ser de doce orejas.
¡Aquí paz y allí gloria!

2 comentarios:

malagueto dijo...

El Galván va de figurita de pitiminí. Si le sale un toro bravo, no sabe que hacer con él. Mucho porvenir le ven sus paisanos y solo ha cortado orejas en Los Barrios, San Fernando, Algeciras y poco más.
Aún recuerdo el morrocotudo fracaso en Madrid con toros enrazados del Pilar, no pudo con ellos y uno hasta se lo devolvieron al corral....

Saludos

Asociación Nacional Doma Vaquera dijo...

Querido Agustín, por fin alguien ha visto la misma corrida que he visto yo, ese eres tu, un abrazo. Paco Benitez