17 junio 2012

TOROS VIEJOS DEL MARQUÉS EN LA MALAGUETA


Fandiño cortó una oreja

TOROS VIEJOS DEL MARQUÉS EN LA MALAGUETA

Por Agustín Hervás
Onda Cero Radio
No tengo nada contra los ancianos. Ellos son el futuro de la fiesta. Los ancianos toreros porque enseñan a la sabia de la torería. Los ancianos toros porque sirven para practicar a la torería. Sin embargo de saber torear y saber embestir depende, por un lado del profesor, y de otro del criador. En cualquier caso, en otros tiempos, los toros viejos se dejaban en el campo para que los toreros bozalones y agonías se entrenaran, o incluso para algún festivalito o corrida de rejones. Hoy se ve que no, que los toros viejos pueden llegar a una plaza de primera a recomponer una corrida, digamos con apariencia de seria y dos de ellos quinto y sexto con altas sospechas de afeitado.

Se lidiaron cinco toros del Marqués de Domecq correctos en la presentación pero viejos, excepto el terciado tercero y el inválido primero que habían cumplido sus cuatro años en enero, el quinto y el sexto con cinco años y medio, y el segundo titular, devuelto por inválido y el cuarto, de cinco años y siete meses. Y un sobrero de Esteban Isidro el de mayor romana, con poca cara y también cinqueño pasado.

En general cumplieron con los montados pero con más genio que casta, que se verificó en el resto de los tercios cuando les costó humillar en banderillas y llegaron a la muleta primero por el pitón derecho manejable y por el izquierdo buscaba hombreras. Tercero manejable. Cuarto se rajó. Quinto de menos a más. Sexto nobletón pero sin recorrido. El de Esteban Isidro sin fijeza pero humillaba.

El triunfador del festejo por haber cortado una oreja bastante floja fue Iván Fandiño. Sin embargo los méritos del vasco fueron bastante pocos. El quinto toro, manejable, de menos a más, estaba siendo despreciado por el torero que se limitó a estar fuera de la faena, como de la corrida, y que solo después de un susto sobrevenido a causa de un fallo suyo que lo dejó descubierto, reaccionó y se puso a torear mejor. En el sobrero que hizo segundo estuvo acordándose de lo de Bilbao. Estuvo más allí que aquí. Demasiado fuera, demasiado poco comprometido.
Antonio Barrera con el cuarto
Otro torero que también estuvo fuera de su sitio fue Antonio Barrera. Con el primero anduvo voluntarioso pero recitándonos unos soberbios sonetos de pico y despegue. En el cuarto antes de rajarse enjaretó dos series descolocado para no mancharse y picudas, después se puso a correr detrás del manso.

Gustó el recibo de capote de David Mora al tercero, firme y ortodoxo y luego el trasteo, limpio y bien construido, Midiendo bien los tiempos y templando las embestidas. En el último de la tarde no pasó de aseado, aburriéndose ambos. Toro y torero.

Se guardó un minuto de silencio antes de romperse el paseíllo por el aniversario de la muerte de Manolo Segura y por un aficionado de reconocido prestigio, Pepe Atencia.
Hizo el paseíllo solo un tiro de mulillas.
Mora quitó de verdadero peligro un toro al picador Pepe Aguado, que se había llevado un batacazo.
Corrida de la Prensa a beneficio de la Agrupación de Cofradías.
¡Aquí paz y allí gloria!

Barrera matando
FICHA:

Plaza de toros de La Malagueta. Corrida extraordinaria de la Prensa a beneficio de la Agrupación de Cofradías. Un tercio de entrada. Toros del Marqués de Domecq, descastados, y un sobrero que hizo segundo de Esteban Isidro sin fijeza.
Antonio Barrera, dos pinchazos, aviso, estocada que proboca derrame, silencio. Pinchazo, caída y atravesada, aviso, silencio.
Iván Fandiño, pinchazo hondo, estocada corta caída, aviso, silencio. Estocada trasera y atravesada, oreja.
David Mora, media estocada baja y atravesada, descabello, ovación que saludó. Estocada caída, silencio.