02 mayo 2011

EL RODEO. TOROS BRAVOS EN MARBELLA.

Manuel Martín Gavira tiene una joya en sus manos. Con ilusión y esfuerzo y doble cantidad de afición ha creado de la nada una ganadería de bravo en el mismo corazón de Marbella, al hilo de La Milla de Oro. Llevan las vacas que se ven en esta fotografía el hierro de El Rodeo que lo inscribe en la Agrupación Española de Ganaderos de Bravo.
Este año no falta pasto ni agua. Las vacas de sangre Núñez y Domécq, están gordas. Bien rematadas y con dos leños por delante. No repara Manolo en gastos.

Es increíble que las vacas estén pastando a pocos metros del Mediterraneo. Lleva con esmero el cuidado de su ganado. No tiene urgencia de vender becerros y puede tomarse la actividad como un placer que le reporta, hasta ahora, el beneficio de la satisfacción. Comprobar que lo que sueña, se hace realidad.

Cuando me enseña las casi cien vacas que tiene en el pasto, me habla de ellas como si las conociera de toda la vida. Las que ha comprado, las que han nacido en su casa. Los hijos que han dado y el juego que tuvieron en su lidia. Me habla de sacrificios, pero también de esperanza en conseguir llevar su afición a la gloria.

El ganadero, en la foto, sabe cual es su sitio, no persigue la fama de los grandes, ni ser el numero uno en ventas y en corridas en plazas importantes. Su lugar está entre su familia, que adora el toro, su esposa es "más aficionada que yo", y sus amigos con los que gusta conversar de toros y con los que mide las posibilidades de su ganado.

En los bajos de su casa tiene un pequeño e interesante museo en el que rinde homenaje al toreo. "Ese azulejo representa a José Tomás, mi mujer es muy aficionada a su toreo"


Se enorgullece Manuel Martín Gavira, de que a su plaza de tientas acudan todas las tardes los chavales de la zona, Marbella y San Pedro, para entrenar. "Todas las tardes está aquí Juan de Pura" Entre todos le ayudan a sostener la ilusión por el toro.

En esta plaza ha toreado uno se sus ídolos, le ha tentado varios becerros y ha seleccionado el más bravo para padre, Ruíz Miguel le puso nota alta.

Los azulejos a la entrada firman la historia.


Una panorámica de la plaza con San Pedro Alcántara al fondo.



Los toros y los becerros, algunos se lidiarán este mes de mayo en la plaza de Marbella.



El jabonero es un semental. Este año le tentará algunas hijas y verá el juego de algunos de sus becerros para ver como da.

Este eral va para Marbella en este mes de mayo

Manolo dice que sus novillos son bravos pero que viven entre tanta paz que se puede andar entre ellos con total confianza.

Un servidor pone sus reparos. El afirma que no y lo demuestra uno de sus cuidadores.

Parece mentira, en el corazón de Marbella, junto a San Pedro Alcántara, una ganadería de toros bravos pide paso. EL RODEO.