15 junio 2008

FANDI FOR PRESIDENT

Un potente toro de Marca embistiendole al Cordobés
La ¿elegancia? del pase de pecho de Rivera, casi lo unico bueno
El burladero de los delegados gubernativos
Paco Ojeda, que hacía de ganadero, es yerno de José Luis Marca
El niño que le celebró el cumpleaños al Fandi
Las reinas y las damas fueron paseadas en carruaje
Luis Rodriguez, el presidente regaloso.
La alcaldesa charlando con el concejal de fiestas Santos Pedrazuela
Las cornetas de Pepe el trompetista.

CORRIDA DE FERIA EN MARBELLA. TOROS DE JOSÉ LUIS MARCA, desigualmente presentados, justos de fuerza pero manejables. MANUEL DÍAZ EL CORDOBÉS: Dos orejas y silencio. RIVERA ORDOÑEZ: Dos orejas y silencio. EL FANDI: dos orejas y rabo y oreja.
Asistió la alcaldesa María de los Ángeles Muñóz.

FANDI FOR PRESIDENT
Por Agustín Hervás
Onda Cero Radio

La buenaventura del Fandi está en ser un torero del pueblo, cuyas masas lo aclaman de igual manera , haga las cosas bien o mal, es decir, toree bien o mal. Al pueblo eso le importa poco. De ahí la estrategia de torear solo en los pueblos y plazas de segunda que son como las de pueblo. El enfandilamiento consiste en eso, una catarsis generalizada de aclamadoras masas que lo elevan a candidato a ser el mejor, o si fuera posible, a ser presidente. En vías puede estar si se postula como competidor de Rajoy en su próximo congreso. En realidad de esta cosa chabacana se contagia toda la torería y por consiguiente el resto de la terna que no quiere ni pintadas ver las plazas de Madrid y de cierta importancia. Por eso el cartel ferial por antonomasia es el que componen estos tres toreros.
A la fiesta se unía que David Fandila cumplía 27 añitos, hoy mismo, y hoy mismo en el patio de cuadrillas un niño vestido de torero le ofrecía una tarta de cumple y cuando tocaron para su primer toro Pepe el trompetista le dedico un toque floreado que terminó con el consabido cumpleaños feliz.El presidente Luis Rodríguez a la postre también se unió a la celebración y le regaló las dos orejas y el rabo de ese tercer toro por un quite por chicuelinas, por tres pares pasado el pitón, por una faena vulgar y de pueblo, como no podía ser menos, y una estocada trasera. En el sexto por fallar a espadas hubo menor trofeo por un trasteo a un invalido, y por, de los cuatro pares, dos buenos, una andandole hacia atrás y otro con el sombrero de Flore la alguacililla.
El Cordobés hizo una faena larga y aburrida al primer toro que fue noble y sin fuerzas y al cuarto le practicó el salto de la rana, que a decir verdad fue como hacerlo sin toro.
Rivera Ordoñez planteó su primer trasteo a base de mantazos, pico, rueda cogido al rabo, y rodillazos. En el quinto se atrevió a poner banderillas despues de lo pesados que se pusieron en el tendido, que puso, primero bajo, segundo arriba, tercero parecido a una cosa que le decían el violín. La verdad, las puso sin ganas. La faena porfiona y aseada a un toro noble y bueno.

¡Aquí paz y allí gloria!